Humberto Pacheco

Humberto Pacheco

Enviar
Martes 11 Marzo, 2014

Es dable esperar que esa moneda (el dólar) llegue hasta los ¢600 en que se encontraba cuando vino la atípica baja


Trotando Mundos

Riteve y otros humos

Nos preocupa, sí nos guiamos por las estadísticas, que casi la mitad de nuestro conductores está constituida por imberbes al volante que creen que engañando a Riteve son muy jugados, sin captar que las vidas que ponen en peligro con sus jugarretas para circular “legalmente”, son las de niños, viejitos, familias, terceros sin culpa alguna y la suya propia. Todo parte del síndrome del pobrecitico irresponsable de los ticos.
No nos une a Riteve otra cosa que el padecer las consecuencias cuando el vehículo que llevamos a revisar no está a punto, pero damos gracias a funcionarios visionarios que la concesionaron para manejar un recurso que estaba podrido por los dos lados: los revisadores de tránsito con sus chizas y los talleres mecánicos que producían las jugarretas y luego fueron autorizados a oficializar los oscuros recursos de que habla un reciente artículo de La Nación. No salimos del sistema de chorizos que nos ahogaba en humo y ponía en peligro las vidas de muchos ni un minuto muy temprano.
La campaña que emprendieron algunos contra Riteve cuando llegó el turno de renovarle la concesión afortunadamente no voló. Ahora COSEVI anuncia que “pronto” creará normativa para frenar los abusos contra los empleados de Riteve (¿hasta ahora?). Como sabemos, “pronto” tiene otra connotación en el sector público, por lo que esperaremos a que el señor Rivas le anuncie al país que los delincuentes viales ya podrán ir a la cárcel.
Para terminar de agriar el día, manifiesta el Director del Hospital Nacional de Geriatría que el próximo gobierno tendrá que procurarle financiación a un segundo hospital geriátrico, mejor equipado para atender las necesidades de viejitos y viejitas, porque 140 camas del actual- si, 140 pinches camas- son insuficientes. Advierte que hay que “toma[r] en cuenta que muchos hijos y nietos [costarricenses, por amor de Dios] le quitan la pensión a sus padres y abuelos y [tras eso] les dan mal trato.”
En anterior columna atacamos las canalladas que algunos hacen a sus mascotas, en especial caninas, pero esto es el colmo. Un hijo o nieto capaz de maltratar a su padre o abuelo es un animal desnaturalizado. Eso no lo queremos de “hermano costarricense”.
En que cabeza pudo caber que el dólar débil continuaría indefinidamente, más teniendo en cuenta la situación coyuntural del país! Ese fenómeno ocurrió porque en un momento tuvimos un gran excedente de dólares provocados por lo atractivo de las tasas de interés del colón y su aparente estabilidad. Pero no era dable imaginar que esa situación se mantendría, sobre todo tras la genial idea de gravar los dólares “golondrina”, difícilmente diferenciables de los “buenos”.
Aún sí admitiéramos que esa idea pudo tener momento, el no retirarla ahora del Congreso solo incentiva a las capitales de todo tipo a salir, pues es un mensaje de no deseados que no le permite al inversionista distinguir claramente sí él se encuentra en un grupo o el otro.
Mientras tanto vemos al dólar oscilar en ambas direcciones contra otras monedas, con incertidumbre diaria, lo que hace más difícil aún predecir cual será el impacto a lo nuestro.
Con la marcha ascendente- si bien lenta- de la economía norteamericana, y el espectro de tasas de interés en dólares más altas, es dable esperar que esa moneda llegue hasta los ¢600 en que se encontraba cuando vino la atípica baja, ojalá no más!
Quo v??dimus Domine?

Humberto Pacheco A.
[email protected]