Enviar
Sábado 20 Abril, 2013

Las restricciones al crédito tienen paralizado al sector privado y se cree que una cuarta parte de los préstamos solicitados por las pymes son rechazados


Pymes, motor de desarrollo económico y social


El progreso económico y social de un país y sus habitantes, descansa en la creación continua de nuevas empresas y en el crecimiento y la consolidación de las existentes, porque representa el medio ideal para distribuir la riqueza y el bienestar.
En los últimos años las micro, pequeñas y medianas empresas, han sido consideradas como grandes generadoras de riqueza y valor de un país. Constituyen un eslabón determinante en el encadenamiento de la actividad económica y en la generación de empleo.
Hoy se defiende la trascendencia de la pequeña y mediana empresa, por su peso específico en la economía, y su flexibilidad para adaptarse a las condiciones cambiantes del entorno, así como su capacidad para introducir nuevas ideas en el mercado, y su potencialidad para contribuir al desarrollo endógeno de las regiones.
No obstante las restricciones al crédito tienen paralizado al sector privado y se cree que una cuarta parte de los préstamos solicitados por las pymes son rechazados, afectando la creación de puestos de trabajo y sobre todo el espíritu emprendedor.
Cabe destacar que el crecimiento de las pymes en Costa Rica ha sido desordenado porque muchas de las empresas tienen una estructura de subsistencia, evidentemente vinculadas en la mayoría de los casos a la economía informal (o sea que no pagan impuestos, ni cargas sociales).
El problema con la informalidad, no radica solo en la ausencia de un registro mercantil para que las acredite ante los bancos e instituciones financieras para que les aprueben préstamos, sino que está asociado a la ausencia de una gestión empresarial que genera empleos de mala calidad.
Sin embargo los esfuerzos del gobierno por medio de la Ley 8262, ( Ley de Fortalecimiento de las Pequeñas y Medianas Empresas), de coadyuvar con mejorar el entorno e impulsar la creación de nuevas pymes para los grupos de población marginada, se ha visto opacada porque casi todos los recursos financieros van a las empresas formales.
Por la importancia de las pymes, es importante instrumentar acciones para mejorar el entorno económico y apoyar directamente a las empresas, con el propósito de crear las condiciones que contribuyan a su establecimiento, crecimiento y consolidación.
Entre los desafíos más importantes de las pymes en Costa Rica está; estimular la creación de trabajo y entre las acciones a tomar, está replantearnos como sociedad el rol del sistema educativo, que responda al problema del desempleo, y contribuya con ideas y proyectos que sustenten la formación de empresas y la diversificación del aparato productivo.
Finalmente, la sociedad atraviesa por un proceso de transformación y el reto más significativo que deben enfrentar las pymes es pasar de la informalidad a la formalidad, para abrir opciones de crecimiento, productividad, competitividad y aprovechar los retos y oportunidades que supone la nueva realidad mundial.



Luis Fernando Allen Forbes
Director ejecutivo
Asociación Salvemos El Río Pacuare