Emilio Bruce

Emilio Bruce

Enviar
Viernes 25 Abril, 2014

Don Luis Guillermo Solís, Presidente electo, ha propuesto como Ministro de la Presidencia de Costa Rica al primer obispo luterano de Costa Rica, don Melvin Jiménez


Sinceramente

De clérigos y seglares

Cuenta la historia de Francia que Charles Maurice de Talleyrand-Perigord fue un gran sacerdote, político, diplomático y estadista francés. Fue un dechado de destrezas para lograr lo que creía mejor para Francia, la Iglesia y para sí mismo. Un excepcional Ministro de Relaciones Exteriores de Francia. Un clérigo nunca un seglar.
Algo similar podemos de decir del famoso cardenal Richelieu sobre todo político y estadista. Claro fue obispo, secretario de Estado y finalmente primer ministro. Un clérigo en la vida seglar. Un clérigo brillante primer ministro. Un clérigo, no un seglar.
Tomás Wolsey en el Reino de Inglaterra fue arzobispo, cardenal, y ocupó un alto puesto de gobierno siendo lord canciller del Reino de Inglaterra. Capellán de Enrique Octavo llegó a acumular tal independencia y poder que era “otro” rey. Era clérigo católico y era funcionario público, pero no seglar.
En Costa Rica tuvimos clérigos como Florencio del Castillo, Víctor Manuel Sanabria Martínez, Rubén Odio Herrera, todos excelentes, pero salvo por don Florencio que fue diputado a las Cortes de Cádiz, ninguno ocupó puesto público alguno.
El presbítero Benjamín Núñez Vargas sí fue ministro de Trabajo en la Junta Fundadora de la Segunda República, cuando no regía la Constitución de 1949. Diplomático, director del INVU, y rector de la Universidad Nacional.
Hoy don Luis Guillermo Solís, Presidente electo, ha propuesto como Ministro de la Presidencia de Costa Rica al primer obispo luterano de Costa Rica don Melvin Jiménez. Persona preparada, portador de una maestría, inteligente. Goza de la confianza del Presidente electo. Pero la Constitución Política de Costa Rica de 1949 aún vigente señala en su artículo 142, numeral 3 que para ser Ministro de Gobierno se debe ostentar la calidad de seglar.
¿Es un obispo luterano un seglar o un clérigo? Algún vocero señala que el obispo es seglar bajo la ley costarricense ya que la Iglesia Católica es la iglesia oficial de Estado y que los clérigos de otras iglesias como la luterana no son reconocidos como tales.
Creo sinceramente que esto es un asunto de derecho constitucional que afecta el artículo 142 que establece las condiciones para ser ministro, el artículo 33 que establece la igualdad para todos y el artículo 11 que establece el deber de legalidad.
Es además un asunto de conciencia para el obispo de la Iglesia luterana. ¿Es el obispo, obispo o no es obispo? ¿Es clérigo un obispo o es un seglar el obispo? ¿Se consagra un obispo o cualquier seglar puede serlo sin consagrar?
Menudo problema. Don Melvin es una gran persona y sobre él solo elogios se han proferido. Este es un asunto de derecho Constitucional y es de derecho de lo Contencioso Administrativo y Civil de Hacienda pues luego del decreto de nombramiento se trata con la legalidad del nombramiento mismo.
Hay que hacer las cosas bien desde el principio. Hay que guardar la fuerza moral para lo que se viene. El Presidente de la República es el primer garante de la legalidad.


Emilio Bruce

Profesor
[email protected]