Enviar

HARVARD

Cultive ideólogos estratégicos

201404152332380.h.jpg
Fomentar el pensamiento estratégico rutinario tal vez sea lo más importante que puede hacer como líder. No es una habilidad fácil de enseñar o aprender, porque es tanto un esquema mental como un conjunto de técnicas; pero no es imposible.

1. Fomente que las personas pregunten “por qué” y “cuándo”.
Plantear consistentemente estas preguntas cada vez que se esté considerando un curso de acción permite a la gente entender plenamente la meta.

2. Haga que los gerentes reserven tiempo para la planeación estratégica. Haga que sea parte regular de su trabajo y conéctelos con mentores que destaquen en pensamiento estratégico.

3. Mantenga informada a la gente sobre lo que está sucediendo en su empresa e industria. Esto ayudará a elevar su pensamiento más allá del día a día.

Supere su problema de postergar
En algún momento todos dejamos cosas para después. A veces dejamos un proyecto en segundo plano, o demoramos en devolver una llamada. Es posible mejorar en no posponer las tareas, pero en primer lugar necesita descubrir por qué está dilatando algo.
Si teme hacer algo mal, aborde la tarea como forma de evitar una pérdida; por ejemplo, para evitar que su jefe y sus colegas piensen mal de usted, quizás. Piense en las terribles consecuencias de no hacer absolutamente nada. Puede sentirse horrible, pero funciona.
Si la tarea es difícil, tediosa o por lo demás desagradable. Utilice la “planificación si-entonces”. Decida previamente qué debe hacer y cuándo debe hacerlo (“Si son las 2 p.m., entonces voy a dejar de hacer lo que estoy haciendo para empezar a trabajar en el informe”). Con un plan claro, no dependerá de la (usualmente débil) fuerza de voluntad.

Encuentre un “micromentor”
El alcance libre de la mayoría de los compromisos de asesoría representa una responsabilidad de tiempo que impide tener más de uno o dos protegidos al mismo tiempo. Esto hace que escaseen mentores adecuados para trabajadores jóvenes. Para mejorar la probabilidad de obtener el mejor mentor posible, pida un compromiso de participación más corto, o un acuerdo de “microtutoría”.
Apunte a la persona correcta. Busque alguien con experiencia suficiente que no haya perdido la habilidad de conectarse con gente de su nivel. Utilice su red de compañeros de trabajo, a su gerente o a LinkedIn para encontrar alguien adecuado.
Sea específico sobre lo que espera lograr. Establezca una o dos metas específicas en las cuales centrarse, identifique formas de medir el éxito y defina el compromiso temporal. Esto ayudará a destacarse en marcado contraste con los que piden tutorías indefinidas.

TEMAS DE CONVERSACIÓN
Las personas de alto desempeño son victimizadas

En un estudio realizado en una oficina de campo de una firma de servicios financieros de la región central de Estados Unidos, los empleados con alto desempeño tuvieron más probabilidad que los trabajadores promedio de informar que sus compañeros de trabajo los acosaban disimuladamente con comportamientos como sabotaje, retención de recursos y evasión, dice un equipo de la Universidad DePaul. La puntuación promedio de las personas de alto desempeño en una escala de frecuencia de victimización de 1 a 5 (de “nunca” a “una vez a la semana o más”) fue de 3.37.

El precio de la popularidad: calificaciones más bajas
Un cuarto de punto: Dos años después de que los libros ganan reconocimientos llamativos como el Premio Man Booker, sus calificaciones promedio en Goodreads.com caen aproximadamente un cuarto de punto en escala de 1 a 5, mientras que los que quedan en segundo lugar mantienen sus buenas críticas, dicen Balázs Kovács, de la Universidad de Lugano, y Amanda L. Sharley, de la Universidad de Chicago. Un premio importante atrae una audiencia más amplia, que incluye a una proporción más grande de personas cuyos gustos no están alineados con el estilo o el tema del libro.

Ver comentarios