Apollo busca salvar sus tiendas para chicas con frutas parlantes
Enviar

Podría necesitarse más que Posh Pear y Rockin’ Broc para revertir la suerte del vendedor de joyería para adolescentes Claire’s Stores Inc.

La cadena –que se dedica, entre otras cosas, a abrir agujeros en las orejas de los chicos–, con sus 2.900 tiendas en todo el mundo, está tratando de ponerse más a la moda y estar en boca de todos, según su CEO Beatrice Lafon. Ha organizado fiestas de cumpleaños para chicas; se asoció a Dylan’s Candy Bar, creada por la hija del magnate de la moda Ralph Lauren, y ofrece artículos con el temario de las estrellas pop Katy Perry, One Direction y 5 Seconds of Summer y las películas “Minions” y “Frozen.” También vende los personajes de frutas y verduras de juguete de Shopkins –Posh Pear, Rockin’ Broc y sus amigos–, que son sensación de Australia.

Puede que esto no sea suficiente. La recuperación de la compañía se ve amenazada por una variedad de obstáculos: menor concurrencia a los centros comerciales, un dólar fuerte, el caprichoso gusto de su clientela de menores de 13 años y, en especial, una carga de deuda como resultado de la compra de Apollo Global Management en 2007.

“Este es un ejemplo de libro de texto de una estructura de capital insostenible”, dijo Charlie O’Shea, analista sénior de Moody’s Investors Service en Nueva York. “Una cantidad impresionante de cosas tendría que andar muy, pero muy bien –tendríamos que ver a los planetas alinearse a milímetros unos de otros– para que esto funcionara desde una perspectiva operativa normal”. Moody’s le da a la deuda de Claire’s una nota de Caa2, que representa un riesgo crediticio muy alto.

Las ventas del tercer trimestre cayeron 5,1% interanual a $332,7 millones, dijo el minorista el 1º de diciembre. Las noticias hundieron aún más el precio de los bonos de la compañía. Claire’s enfrenta vencimientos de deuda por cerca de $370 millones en 2017.

La fecha inminente de vencimientos puede obligar a Claire’s a realizar algún tipo de reestructuración de su deuda, dijo O’Shea. Jenna Giannelli, analista de crédito de Citigroup Global Markets en Nueva York, está de acuerdo.

“Cuando uno piensa en la magnitud de la caída que sufrieron y la compara con la de otros minoristas, en realidad no es tan significativa”, dijo Giannelli. “Empezaron con una estructura muy apalancada y un costo de deuda realmente muy alto, y eso les dio menos espacio para negociar”.

Desafíos del sector

Algunas de las dificultades que afectan a Claire’s y a sus 1.800 locales de Estados Unidos son un reflejo de los desafíos de todo el sector.

“Los chicos gastan dinero en juegos electrónicos, comprar música, comer afuera con amigos”, dijo Candace Corlett, presidenta de WSL Strategic Retail, firma consultora de Nueva York.

Si bien Internet le ha quitado clientes a Claire’s, expandir las ventas online no sería una solución realista para la empresa, dijo O’Shea. Los costos de envío de sus productos de menor precio lo harían antieconómico, agregó.

Lafon, que asumió en mayo de 2014, está tratando de compensar la baja del número de visitantes a los centros comerciales sellando acuerdos mayoristas y concesiones con otros minoristas. La compañía dijo haber otorgado cerca de 700 concesiones, muchas en las tiendas Toys “R” Us, y planear otras para el año próximo, entre ellas una con la cadena de productos comestibles Tesco.

Claire’s atrae clientes deseosos de abrirse agujeros en las orejas, rito de iniciación de los adolescentes, y, una vez que las chicas están en las tiendas, suelen gastar dinero en otras cosas, tendencia que “todavía está en máximos históricos”, dijo Giannelli.


Ver comentarios