Logo La República

Sábado, 15 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


​Recuperemos nuestros espacios públicos

Leiner Vargas [email protected] | Martes 22 noviembre, 2016


Estos espacios públicos y otros de los que hablaré en el futuro, son vitales para la convivencia social y para crear capital social

Reflexiones

Recuperemos nuestros espacios públicos

Inicio con esta columna, una serie de reflexiones sobre los espacios públicos y la necesidad de recuperarlos para nuestros ciudadanos futuros. El motivo central de su existencia es la creación de comunidad, la visión común o algo que los economistas hemos llamado pomposamente, capital social. Así las cosas, la vida en sociedad es quizás el principal avance del ser humano que le ha permitido ser un dominante de su entorno y de las demás especies del planeta. Entender que 1+1 es más que dos, en muchos aspectos de la vida es la principal razón que le ha permitido al ser humano crecer y desarrollarse. El compartir muchos espacios, servicios y actividades de manera común y pública, nos hace seres humanos más felices y hace a las sociedades más productivas y en general, de mayor desarrollo. Por eso debemos impulsar con mucha fortaleza la recuperación de lo público, los espacios, la inversión y la interacción en dichos entornos.
Las bibliotecas públicas son en muchos de nuestros cantones un espacio en retroceso y no deberían serlo. Deberían ser un espacio de esparcimiento para nuestros niños en la aventura de descubrir el conocimiento, la historia, los juegos y claro combinado con la nueva dinámica de las tecnologías de la información y la comunicación. Volver a invertir en nuestras bibliotecas con una visión moderna y refrescante puede convertir ese espacio en un sitio de convivencia y de interacción de nuestros futuros ciudadanos, desarrollar redes de colaboración y de apoyo, grupos de toda índole, desde la música, el teatro, la defensa de los derechos humanos, el medio ambiente, etc. No puede haber una comunidad culta si no tiene una buena y muy amplia biblioteca, pero eso no solo pasa por tener libros y prestarlos, significa una nueva forma de comprender la relación de las personas con los distintos espacios de conocimiento en donde interactúan. Recuperar y fortalecer las bibliotecas públicas es un tema central para empezar a recuperar las capacidades perdidas de algunas de nuestras generaciones.
Otro espacio público vital que debemos fortalecer en nuestras comunidades es el mercado. El mercado municipal es el centro de la acción social de las personas y donde se encuentran e interactúan sin distingo de clase social. No se trata solamente de pasar dando la mano cada cuatro años para hacer pensar que los políticos se parecen a las personas de a pie. Se trata de hacer un esfuerzo entre gobierno central y municipalidades para mejorar sustancialmente ese espacio de convivencia social que es el mercado. Especializar mercados en distintas áreas, algunos con un énfasis en cultura, otros más en lo popular y cotidiano, otros con una visión deportiva o inclusive, algunos para la interacción de nuestros jóvenes. Yo no sé ustedes, pero yo sigo prefiriendo visitar el mercado municipal que los incómodos y mal diseñados centros de comidas rápidas en nuestros copiados malls. Seguro algunos de mis lectores dirán que soy del siglo pasado o que me ha dado melancolía por mi largo año de estancia fuera del terruño, pero este espacio social vital para la visión de comunidad no debemos dejarlo perder, nuestros mercados concentran cultura, historia y son parte sustancial del ser de nuestra querida Costa Rica. Todo esfuerzo por recuperarlos se traducirá en mejor convivencia y sobre todo, una sociedad más equilibrada.
Finalmente y por ahora, quiero hablarles de nuestras plazas o lugares deportivos, canchas, estadios e instalaciones deportivas de todo tipo en su carácter público, desde los más chicos con sus columpios y escalinatas, hasta los más importantes estadios y sitios deportivos. Dichos espacios son absolutamente necesarios para el disfrute y para el desarrollo sano de nuestras comunidades. La vida y la interacción social no pueden dejarse únicamente al mall o a los sitios de recreación nocturna. Al contrario, la plaza, el parque infantil, la cancha, la piscina pública deben seguir siendo los lugares preferidos de nuestros niños y jóvenes. Parques de juegos de verdad y bonitos, seguros y de calidad, deberían ser una prioridad en todas nuestras comunidades. Cuánto nos costará eso?, será tanto, que no lo hemos hecho, será que nos hemos olvidado de lo importante que son. Creo que no, seguramente es mucho menos de lo que se imaginan, sobre todo, si en ello ponemos el trabajo comunal y la acción de nuestros jóvenes. Estos espacios públicos y otros de los que hablaré en el futuro, son vitales para la convivencia social y para crear capital social en nuestro país, hagamos lo mejor posible por recuperar y modernizar dichos espacios. Aún estamos a tiempo.

Dr. Leiner Vargas Alfaro
www.leinervargas.com


NOTAS ANTERIORES


¡Los grandes contribuyentes!

Viernes 14 diciembre, 2018

Dicen los orientales que a los árboles más altos los golpea siempre más fuertemente el viento. Na...

2018: Balance planetario

Viernes 14 diciembre, 2018

Un país tan pequeño pero situado en una región geopolíticamente de primera magnitud como es Costa...