Miguel Angel Rodríguez

Miguel Angel Rodríguez

Enviar
Lunes 5 Diciembre, 2016

¡Qué valiosas enseñanzas nos deja don Luis Alberto!

Don Luis Alberto

Profundo dolor me produce la muerte de don Luis Alberto Monge. Gran costarricense que supo dirigir la patria en momentos muy difíciles, unir al país para ser exitosos y cambiar los paradigmas de su partido para modernizarlo. Dios lo tenga en su gloria.
Su muerte me entristece profundamente.
Hablé con él la última vez hará unos 15 días. Me comentó sobre su enfermedad. También, con su habitual lucidez, estaba interesado en temas nacionales y extranjeros. Me manifestó su permanente empeño en promover la democracia y hablamos sobre Venezuela, ambos preocupados por la ausencia de una salida electoral.
Quiero compartir con mis amables lectores algunas de las razones para tener por don Luis Alberto no solo mucho afecto por su manera de ser, sino también gran admiración por su valiente capacidad.
Llegó el presidente Monge Álvarez al gobierno en medio de la gran crisis de los años 80, cuando Costa Rica —por el modelo de desarrollo proteccionista y los excesos fiscales— fue el primer país de Latinoamérica en incumplir con el pago de su deuda externa. Esa fue, tal vez, la más grave situación económica del siglo XX. Se duplicó el desempleo, la inflación llegó a cerca del 100%, la pobreza pasó del 20% a casi la mitad de la población, los hogares tenían grandes dificultades para conseguir su alimentación.
Para poder enfrentar esa terrible situación don Luis Alberto realizó tres acciones, a cual más difícil y necesaria:
PRIMERO.- Tuvo la fortaleza y la sabiduría de reconocer la necesidad de cambiar el paradigma de desarrollo prevaleciente en su Partido Liberación Nacional. Lo pudo hacer don Luis Alberto porque ante la crisis que se vivía, supo anteponer la realidad y las necesidades de las familias a la ideología y las prácticas de la socialdemocracia de entonces. Lo hizo no obstante haber sido él fundador e ideólogo del PLN, y director de su centro de formación. Para actuar de esta manera se requiere gran integridad y compromiso con las personas y sus necesidades. De esta manera encaminó el país hacia la apertura y el modelo promotor de exportaciones y de inversión extranjera.
SEGUNDO.- También tuvo don Luis Alberto el valor de buscar un claro entendimiento con la oposición dirigida por Rafael Ángel Calderón como líder del PUSC y con Rolando Laclé en la Asamblea Legislativa, para lograr aprobación legislativa a los cambios requeridos, y a muchos de los cuales los diputados de su propio partido le negaban el voto. Para ello no tuvo dificultad en dar su apoyo a la reforma política que le permitió a la oposición constituirse formalmente como partido, conservando los derechos de la coalición que lo había precedido. Creía de verdad que la democracia requería partidos fuertes y alternancia en el gobierno. Recuerdo reuniones en su casa para acordar las medidas económicas que se requerían y eran difíciles de aceptar para el partido que había promovido el modelo de sustitución de importaciones y el Estado interventor y empresario.
TERCERO.- Si lo anterior fuera poco, tuvo además la sabiduría de navegar en medio del cruento conflicto de la guerra fría en América Central, sin permitir que fuésemos arrastrados a la guerra, y logrando a pesar de ello, obtener del gobierno del presidente estadounidense Ronald Reagan y de los organismos internacionales muy cuantiosos recursos financieros externos, necesarios para estabilizar la economía nacional.
Su personalidad llana y afable le permitió ganarse amigos y el cariño de partidarios y opositores, y su valentía y logros le generaron el respeto de muchísimos costarricenses. En cariño y respeto para don Luis Alberto me coloco en primera línea.
¡Qué valiosas enseñanzas nos deja don Luis Alberto!
Reitero a sus hijos, hermanos y familiares, y a todo el país, el sentido pésame de Lorena y mío.