Vladimir de la Cruz

Vladimir de la Cruz

Enviar
Miércoles 30 Noviembre, 2016

En Costa Rica poca experiencia tenemos de coaliciones exitosas

Pizarrón

¿Coaliciones electorales en 2018?

Las coaliciones electorales son las uniones que hacen dos o más partidos políticos, fundiéndose en una sola organización partidaria, para enfrentar un proceso electoral, bajo el nombre que la coalición adquiera o se le ponga. A este efecto los partidos políticos que se coaligan desaparecen momentáneamente, durante el proceso electoral, y actúan bajo la denominación que tenga esa coalición.

Para que se produzca una coalición los partidos que la quieren constituir deben realizar, entre otros pasos, los documentos que darán base legal. En este sentido el acta constitutiva de la coalición, en la que se indica quienes se coaligan, y en ella establecen el nombre de la nueva organización que surge de esa unidad, sus estatutos y reglamentos respectivos, sus organismos directores o dirigentes, desde el Comité Político Superior, cualquiera otro que quiera constituirse como el Comité o Tribunal de Ética, que operan en los partidos políticos.

Debe indicarse cómo y en qué proporción se distribuyen estos puestos, entre los partidos a coaligar. Del mismo modo se debe indicar cómo se repartirán, y el orden, de los puestos a elegir popularmente, recordando que hay que alternar entre hombre mujer, mujer hombre, según se empiece en cada provincia, asegurando la paridad de género, sea la igualdad horizontal o vertical.



En materia de finanzas se debe indicar también en el acta constitutiva de la coalición la forma en que aportarán dineros los partidos a la campaña de la coalición, y cómo se repartirán los gastos del financiamiento público electoral en caso de tener derecho, por resultado electoral a ello.

Todo esto, y otros detalles, además deben ser ratificado en las Asambleas Nacionales o Provinciales, si son partidos provinciales, de los partidos que se coaligan.

Como se puede apreciar no es un proceso fácil, ni de realización rápida. Requiere un largo proceso de preparación, por las conversaciones originales que conducen a la elaboración de los documentos de la coalición, y por las convocatorias a las Asambleas que tienen que aprobar estos documentos y su coalición.

Estamos a 13 meses de la elección de 2018. De hecho ya está encima el proceso electoral. El 1° de enero, dentro de un mes, el Tribunal Supremo Electoral publicará el calendario electoral de 2017 hasta el día de las elecciones.

Y, para mediados del próximo año, dentro de siete meses, ya deben estar todos los partidos debidamente constituidos, con sus respectivas asambleas nacionales o provinciales, renovadas, algunos ya con candidatos debidamente aprobados. De modo que si algunos partidos quieren buscar coaliciones ya deben ir afinando estos detalles. De otra manera les cogerá tarde.

Las coaliciones reales son las fusiones transitorias para el procesos electoral respectivo.

No es una coalición el llamado que puede hacer un partido político para que sus afiliados o simpatizantes voten por otra organización, sumando sus votos a la otra papeleta electoral.

Las coaliciones son válidas y son eficaces niveles de organización partidaria, de acumulación de fuerzas políticas.

En Costa Rica poca experiencia tenemos de coaliciones exitosas. El Partido Unidad Social Cristiana surgió, en 1983, como fusión de los partidos políticos que se coaligaron en el partido llamado UNIDAD, en 1978. La izquierda costarricense realizó en PUEBLO UNIDO la coalición más importante electoral, durante los años 1978 y 1982. Los otros esfuerzos que se realizaron posteriormente fueron fallidos en sus resultados.

En las elecciones municipales de 2016 hubo unos ligeros y débiles esfuerzos de coalición.

Se habla de que algunas fuerzas electorales están pensando en coaligarse para 2018. Esto sería muy interesante de poderse realizar y pondría a gravitar, frente a los partidos Liberación Nacional y la Unidad Social Cristiana, un frente de lucha a considerar electoralmente. Si ello no se logra, el escenario electoral que observo por ahora es la lucha, en primer lugar, entre estos dos partidos, Liberación Nacional y la Unidad Social Cristiana disputando la Presidencia de la República en 2018 y la mayoría parlamentaria. En el segundo nivel, por ser partido gobernante, el Partido Acción Ciudadana, y en el tercer nivel de participación, el resto de los partidos actualmente parlamentarios y los nuevos en proceso de inscripción.