Logo La República

Jueves, 22 de agosto de 2019



NOTA DE TANO


Yokasta forjó hazaña imborrable en nuestro deporte

Gaetano Pandolfo [email protected] | Jueves 08 agosto, 2019

yokasta valle con cinturon y bandera de costa rica

Yokasta Valle y el cinturón de campeona.

La nueva campeona del mundo de las 105 libras de la Federación Internacional de Boxeo, la costarricense Yokasta Valle, sabía que para que le dieran el triunfo por decisión en su pelea contra la española Joana Pastrana, tenía que convertirse en una máquina de lanzar golpes durante los diez asaltos del combate.

Si no ponía “nocáut” a la pugilista local, vencerla por decisión y con uno de los tres jueces compatriota de su adversaria, obligaba a una pelea agresiva, ofensiva, de pegar y pegar y dejar los asaltos de estudio en el hotel de Puerto Banus, Marbella.

Y, como dijo su padre Rommel, bastaron los dos primeros “rounds” de la pelea para comprobar que el cinturón de monarca se vendría para Costa Rica.

Lea más: Inmigrantes han sido protagonistas de grandes gestas del deporte tico

Yokasta, como lo hizo en “Bailando con las Estrellas”, salió al escenario a darlo todo, y le llegó al rostro de la española desde las primeras de cambio.

Y lo más grande fue que no aflojó, siguió pegando y sumando puntos, para al final dejarse el triunfo y la corona.

Hazaña imborrable para el deporte costarricense, forjada a base de entrenamiento, músculo y puños por la chica de la Plaza González Víquez.

Me salgo del terreno deportivo, me paso al estético y aprovecho las fotografías de Yokasta con el cinturón de campeona del mundo, para solicitarle, con todo respeto, a los dirigentes del boxeo profesional, que eliminen esos cinturones espantosos, feos, enormes, antiestéticos, horrorosos, que le guindan a los campeones del mundo en todas las categorías.

Observen que hasta a la hermosa Yokasta, valiente y vigorosa como una guerrera, no le lució para nada ese mamarracho color celeste con manchas amarillas que le colgaron para distinguirla como otra campeona del planeta boxeo y que cubrió parte de su cuerpo de la cintura al cuello.

Lea más: Yokasta Valle: “Los sueños se hacen realidad, solo hay que trabajar”

Desde niño rechacé esos cinturones tan espantosos que le dan a las y los campeones del boxeo profesional, es hora de pensar en premiar a los monarcas con algo más estético, más bonito, que podrían ser incluso los mismos cinturones con otro diseño más pequeño, angosto y agradable a la vista.

En cualquier rincón de la casa de Yokasta, donde ubiquen ese adefesio celeste, el espacio perderá belleza.

Le aconsejamos, entonces, a la campeona mundial que meta el cinturón en el cajón de los chunches y lo desempolve dentro de medio siglo, para que le cuente a sus nietos de la proeza.

[email protected]