Wilmer López amenaza tradicionalismo en camerino manudo
Enviar

Pocos son los técnicos que han pasado por Alajuelense en los últimos años y se han atrevido a tocar jugadores que parecían intocables en la alineación rojinegra.

A pesar de sumar una “manita” de derrotas al caer en el Clásico Nacional 2-0, Wilmer López se cansó de utilizar la misma fórmula con la que los manudos llevan cuatro años sin ganar un campeonato y envió un mensaje a sus jugadores insignia; ningún jugador es lo suficientemente indispensable en la institución.

López sentó a tres de las fichas históricamente más importantes de la Liga, el central Kenner Gutiérrez, el lateral Cristopher Meneses y el volante Luis Miguel Valle y aseguró que nadie es necesario en el equipo.

En su momento ni Benito Floro, Javier Delgado o el colombiano Hernán Torres manosearon a esos futbolistas que todos creíamos estar bajo el ala de la afición, dirigentes y el propio camerino.

López mantiene su confianza en Frederick por la banda derecha y una joven dupla de defensores centrales como Darío Alfaro y Álvaro Aguilar. También sorprendió la incorporación de Barlon Sequeira como titular en el medio campo, en lugar de Allen Guevara, un intocable en temporadas anteriores o el mismo Luis Miguel Valle.

Kenner Gutiérrez pasó a la banca en el encuentro más importante para la afición rojinegra en la temporada regular, sentó al único jugador de campo que ha sido llamado a la Selección Nacional y dio un “batacazo” en el banquillo.

La era de los “chineados” de la Liga llegaría a un fin mientras el “Pato” esté dirigiendo el bote manudo, que todavía no se hunde.
Tras cuatro años de sequía de títulos y varias cabezas cortadas en el banquillo, López asegura que la clave de la “crisis” se encuentra en los que están jugando y no tanto en la toma de decisiones fuera de la cancha.

“Hay salidas y llegadas de jugadores que han sido malas decisiones. Se quita el entrenador y siguen los mismos jugadores, cuando hay jugadores que quieren manejar el camerino, se pueden generar problemas”, concluyó.
Esta decisión también la respaldó el asistente técnico, Mauricio Montero quien asegura haber dado una llamada de atención entre los 24 que conforman la planilla.

"El tema es que los jóvenes crean que también puedan, que no dependamos de ciertos jugadores. Este es un alto para decir que todos somos importantes y estamos para jugar. Esta es una llamada de atención", dijo el “Chunche”.

En la próxima jornada, la Liga se enfrentará a Pérez Zeledón con la intención de dejar atrás los cinco partidos en los que no conoce el triunfo y meterse en las faldas de la clasificación con una victoria.

 



Ver comentarios