Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



NACIONALES


Vuelos privados serán evaluados con mano dura

Brandon Flores [email protected] | Viernes 22 septiembre, 2017

“El dispositivo más seguro de un avión es un piloto bien preparado y ser fiel a las recomendaciones de las autoridades”, comentó Everardo Carmona, dueño de CarmonAir. Esteban Monge/La República


Tras los accidentes de tres avionetas y un helicóptero ocurridos recientemente, los vuelos privados serán evaluados con mano dura por parte de la Dirección General de Aviación Civil (DGAC).

Esto para asegurar el cumplimiento de las normativas técnicas y operacionales que garanticen la seguridad de los pasajeros.

Actualmente las aeronaves no tienen limitaciones de antigüedad o marca, pueden operar siempre y cuando tengan una certificación del fabricante que asegure sus facultades.

Los viajes están regulados bajo la Ley General de Aviación Civil y los Reglamentos Aeronáuticos Costarricenses; sin embargo, las autoridades buscan que las aerolíneas internas se apeguen más a esas estipulaciones y a las establecidas por quienes ensamblan la aeronave.

Esto no quiere decir que deban hacerse grandes inversiones para cumplir con la normativa o que afecte las tarifas actuales que manejan.

Una de las principales medidas que se quieren fortalecer es el mantenimiento preventivo: después de 50 horas de vuelo debe hacerse un chequeo general del motor, fuselaje, hélices, dispositivos electrónicos y frenos, para detectar anomalías.

Estas responsabilidades le competen al dueño u operador de la aerolínea junto con su equipo mecánico y técnico, previamente certificado por la DGAC.

La entidad será más exigente con aspectos de capacidad máxima, tanto de pasajeros como de carga; además la evaluación antes de dar la licencia para vuelos comerciales, de carga, de fumigación o de entrenamiento será más minuciosa.

Preparar a los pilotos es parte importante, pues se fortalecerán protocolos de prevención desde la escuela aeronáutica.

A través de simuladores, se busca enfrentarlos a situaciones complicadas de vuelos, y sometidos a evaluaciones cada seis y 12 meses, antes de otorgar las licencias.

“Como ente fiscalizador mantenemos un plan anual de vigilancia a los operadores nacionales, que incluye auditorías técnicas a los procedimientos, aeronaves, registros o bitácoras de vuelo y a los talleres de mantenimiento”, destacó Ennio Cubillo, director de Aviación Civil.

Las compañías domésticas han tenido buena disposición para acatar estas normativas, en parte porque si las incumplen pierden los permisos de vuelos y por otro lado, porque la cantidad de operaciones han crecido un 81% desde 2012, para atender la demanda.

Lea más: App permitirá rentar vuelos chárter desde el celular

Al cierre de 2016 se completaron casi 40 mil vuelos internos, mientras que cuatro años atrás la cantidad fue de 21.700.

“El incremento de turistas que requieren un vuelo dentro de Costa Rica ha llevado a que las autoridades velen por la seguridad de los pasajeros; todas nuestras aeronaves cumplen los requisitos de ley indispensables para salvaguardar la integridad de las personas”, confirmó Everardo Carmona, dueño de CarmonAir.

Sansa, aerolínea que realiza el 50% de los vuelos internos, indicó que se apega en su totalidad a las normativas dispuestas por Aviación Civil en esta materia, de acuerdo con el gerente Mario Zamora.

Lea más: Sansa celebra 36 años con ruta a Nicaragua

En promedio, en el país ocurre un accidente por cada 78 mil operaciones de vuelos privados. 

 


NOTAS RELACIONADAS


Precios bajos impulsan crecimiento en vuelos domésticos

Viernes 29 julio, 2016

Promociones a destinos turísticos locales son semanales

Aerolíneas domésticas se expanden a Centroamérica

Miércoles 02 diciembre, 2015

Tanto Nature Air como Sansa preparan sus estrategias para ofrecer destinos internacionales a s...