Uso de apps y redes sociales complica protección de datos personales
“En entornos de tecnología es claro que estamos más expuestos a que se tomen nuestros datos y no tengan un trato adecuado, por eso es necesario que los usuarios estén informados sobre cómo evitar el uso indebido de información”, comentó Wendy Rivera, directora de la Agencia de Protección de Datos. Esteban Monge
Enviar

Actualmente el hecho que cada usuario de smartphone descargue en su dispositivo varias aplicaciones inteligentes de comunicación o entretenimiento, hace que las probabilidades de que se divulguen sus datos personales en sitios desconocidos sean mayores.

Esto, porque en la mayoría de los casos de manera inocente, las personas dan el permiso de acceder a todos los datos del celular a las empresas que desarrollan aplicaciones, sin importar que estas se encuentran fuera del territorio nacional y que, eventualmente, ante una complicación legal, es difícil presentar reclamos.

La Agencia de Protección de Datos (Prodhab) se refiere específicamente a situaciones en las que por ejemplo, se descarga una aplicación de juego móvil y este solicita permisos para acceder al área de contactos, galería de fotos y ubicación satelital, y al brindarse ese acceso, el administrador tiene la libertad de usar la información e incurrir en el delito de violación de datos personales, que es considerada una falta penal.

“En estos sistemas las reglas del juego están evidentes, pero no las leemos bien, hay que tener presente que en entornos de tecnología estamos más expuestos, y por eso es necesario capacitarnos y estar pendientes de cuáles accesos debemos dar y cuáles son los derechos de protección”, explicó Wendy Rivera, directora de la Agencia de Protección.

Aunque en el país existen normativas que protegen al usuario en caso de que se divulgue información sin su consentimiento, la oficina defensora reconoce que la tecnología avanza más rápido de lo que deberían hacerlo las normas, y que en casos legales, el marco normativo actual va unos pasos atrás llenando algunos espacios que quedan por fuera.

Por esto, la dirección sugiere a los usuarios investigar si el sitio desde el que va descargar la aplicación es autorizado y confiable, verificar si en las políticas de uso el desarrollador respeta el manejo de datos personales, revisar los comentarios de otras personas que han usado la app para descartar quejas e incluso observar la calificación otorgada.

Además ante el boom de las redes sociales, la Agencia de Protección recuerda que la simple acción de etiquetar a un amigo en una fotografía o divulgar una conversación está sujeto a considerarse como una falta grave o gravísima, dependiendo de los datos.

“Hay que recordar que datos personales es cualquier información que nos identifique o nos haga identificables, por lo cual no tenemos que pensar que son solo números de cédula o el nombre completo; los audios, videos o imágenes constituyen datos sensibles por el tipo de información que revelan”, agregó Rivera.
 


Ver comentarios