Unafut planea erradicar barras organizadas
La Unafut realizará un estudio para que todos los estadios de Primera División tengan un sistema de cámaras para identificar a aficionados problemáticos. Imagenesencostarica.com/La República
Enviar

Todo pareciera indicar que las barras organizadas en el fútbol tienen los días contados, según comentó Julián Solano, presidente de la Unafut, quien planea disminuir o eliminar la violencia en los estadios en el campeonato de Primera División.

Hasta el momento, Herediano y Cartaginés vetaron a las barras bravas, tanto la propia como la visitante de ingresar a sus recintos; mientras Saprissa y Alajuelense se comprometieron a intervenir

“Aunque no podemos garantizar que la violencia se acabe en los estadios, tampoco podemos incentivarla, por eso vamos a llevar una propuesta a la Asamblea General de la Fedefútbol para dar un no rotundo a las barras organizadas y erradicarlas del fútbol nacional”, confirmó el presidente de la Unafut en conversación con ACCIÓN.

Estos grupos de aficionados organizados se conformaron en el país a finales de los años 80 y principios de los 90 con un modelo importado de Sudamérica.

En la mente de la Unafut está regresar a las raíces y permitir un modelo de porra de cántico y música como cimarronas, comparsas o bandas en los estadios.

“Cuando hablo de barras me refiero a grupos identificados, aquellas personas cuyos integrantes ya están referenciados por la policía. No significa que estamos alejando al aficionado común y corriente que es la inmensa mayoría, todas estas personas son bienvenidas a los estadios”, añadió.

La Unafut en su reglamento da la potestad al Comisario Deportivo de suspender el partido en caso de que situaciones violentas dentro o fuera del estadio pongan en riesgo el espectáculo.

Sin embargo, está claro que esta no es la solución definitiva pero es un paso en la dirección correcta para mantener una lucha continua y estrategia a corto, mediano y largo plazo.

Después de los disturbios ocurridos el pasado 27 de agosto en las afueras del estadio Fello Meza por enfrentamientos entre la barra de Cartaginés y la de Herediano, ambas gerencias determinaron vetar de manera vitalicia a aquellas personas identificadas en altercados, en son de cero tolerancia a la violencia.

Todavía se está a la espera de la decisión que tomen Saprissa y Alajuelense con la “Ultra” y la “12”, que son las dos barras con más integrantes del país y causantes de innumerables disturbios en el pasado.

Los únicos que tienen la potestad de evitar que estos grupos acudan al estadio son los equipos, ya que la Unafut no cuenta con las herramientas para identificar a las personas y Solano afirma que “cada club debe tomar conciencia y decir que su barra no entra”.

Además de evadir a las barras bravas, la Unafut le propuso al Ministerio de Seguridad Pública en 2014 una campaña educativa para combatir la violencia desde las aulas escolares. Sin embargo, Solano afirma que hasta la fecha no se ha puesto en práctica.

“La campaña involucraba escuelas y colegios, queríamos dar charlas, llevar a jugadores para que hablaran de la importancia de tolerar a los demás sin importar el equipo, pero hasta el momento no hemos tenido respuesta”, concluyó el presidente de Unafut.

 


Ver comentarios