Logo La República

Sábado, 19 de octubre de 2019



COLUMNISTAS


Una revolución judicial

Vladimir de la Cruz [email protected] | Miércoles 25 septiembre, 2019


Pizarrón


Los tres institutos jurídicos que mayor atención tienen hoy en la Sala Constitucional, o Sala IV como familiar y popularmente se le conoce, de la Corte Suprema de Justicia, como son el Hábeas Corpus, las Acciones de Inconstitucionalidad y el Recurso de Amparo, son objeto de un estudio histórico exhaustivo por parte de la misma Sala IV.

La Magistrada Msc. Nancy Hernández López, quien ha operado como la Directora del Proyecto de Investigación, junto con el Msc. Robert F. Beers González, y un equipo extraordinario de funcionarios e investigadores, en noviembre del 2017 habían concluido su primer trabajo, relacionado con la Recopilación de Sentencias de Hábeas Corpus, que los llevó a recorrer los archivos judiciales desde 1918 hasta 1989, cuando se creó la Sala IV.

Por su alcance, un trabajo monumental y extremadamente valioso que contribuye además a valorar las relaciones histórico políticas e institucionales entre el Poder Ejecutivo y la

Corte Suprema de Justicia, en este campo particular, y da libertad al pensamiento para suponer que esas relaciones trascendieron a otras esferas del Poder Judicial.

En el caso de los Hábeas Corpus hicieron un estudio y recopilación de todos ellos y sus resoluciones durante esos 71 años, con un análisis de más de 13.500 casos, que han ordenado, en su estudio, desde el punto de vista cronológico, como temático, atendiendo entre otras, las materias penal, civil, migración, salud, laboral, “descubriendo” o “develando” elementos, entre muchos, de racismo, que afectó principalmente a ciudadanos chinos, italianos, alemanes, judíos, de tortura, de machismo, de persecución política, no tan infrecuente, pero sí muy evidente, especialmente para los disidentes, contestatarios, los comunistas, de persecución religiosa, contra prostitutas, y de antisemitismo violando la dignidad humana, con un resultado sorprendente. De todos esos casos solo se fallaron a favor de quienes solicitaban la protección judicial, apenas un 8% de ellos.

Una revisión de la figura del Habeas Corpus desde el siglo XIX, que se estableció en nuestro ordenamiento constitucional, pasando por las leyes de 1909, 1928 y 1932 hasta la Sala Constitucional, comprendiendo los períodos que políticamente suspendieron las Garantías Individuales como fueron los de las dictaduras de Tinoco y de la Junta de Gobierno. En este estudio no se trata a la Junta de Gobierno como dictadura. También se evidencia esta situación cuando, con motivo de la declaratoria de guerra a Alemania, Italia y Japón, se suspendieron las Garantías Individuales, en algunos de sus alcances, desde 1941 hasta 1945.

Resalta de la investigación el efecto de la Guerra Fría, al superarse la alianza internacional de lucha contra el nazi fascismo, de cómo repercute en Costa Rica, especialmente a partir de 1948, y durante los años siguientes, con la persecución particularmente que se hizo contra los comunistas y sus principales dirigentes, o hacia quienes se imputaba de comunistas. De ellos, Adolfo Braña Rozas, el regidor comunista en 1933, reprimido ese mismo año, y en 1948 también, el histórico diputado Manuel Mora Valverde, el dirigente sindical Carlos Luis Fallas y el dirigente comunista asesinado en el Codo del Diablo, Federico Picado Sáenz, están documentalmente expuestos sus casos.

Este trabajo sobre el Hábeas Corpus está concluido y a disposición de los abogados, de los analistas, de los investigadores, juristas y de las ciencias sociales. Los datos que de este trabajo se puedan analizar permitirán avanzar en nuevos enfoques de nuestra Historia Política, nuestra Historia Judicial, pero sobre todo de nuestra Historia nacional costarricense, que sin lugar a dudas se enriquecerá más en su perspectiva.

Las sentencias ya recopiladas también permiten valorar, de mejor manera, y de modo más crítico, a quienes han integrado los altos Tribunales de la República, que hasta la constitución de la Sala IV tuvieron en sus manos la resolución de los Hábeas Corpus. Muchos de ellos abogados y juristas muy destacados, admirados y reconocidos como respetados.

Ahora, bajo la misma dirección de la Magistrada Nancy Hernández, avanzan audazmente en recoger, en el período 1890-1989, todas las Sentencias relacionadas con las Acciones de Inconstitucionalidad, y del mismo modo con todos los Recursos de Amparo, del período 1950-1980.

Estas importantes investigaciones y publicaciones evidencian una arbitrariedad práctica, cotidianamente ejercida en esos años, por las autoridades públicas, con la complacencia del Poder Ejecutivo, en sus distintas administraciones.

El equipo de los Magistrados de la Sala IV, de la Corte Plena, que han avalado este esfuerzo y esta inquietud que ha dirigido y concluido la Magistrada Nancy Hernández, merecen no solo las felicitaciones del caso sino el mayor de los reconocimientos por el apoyo brindado a su ejecución, pero sobre todo por el valor asumido de los resultados, de cara a la propia institucionalidad judicial, que se están poniendo sobre la mesa.

Sin lugar a dudas este trabajo contribuirá de manera muy positiva en el trabajo judicial hacia el futuro, en todas las instancias jurídicas de nuestro ordenamiento judicial. Igualmente asegurará a los ciudadanos la frescura de las ventanas que se abren en este Alto Tribunal de Justicia, la Sala IV, del análisis de los casos judiciales para que lo que resulta perverso de los datos hasta ahora exhibidos no se puedan producir nunca más, ni se reproduzcan bajo nuevas modalidades.

La Magistrada Nancy Hernández y los magistrados que la acompañan, indudablemente han izado las mejores banderas nacionales en este esfuerzo renovador de la gestión judicial y de limpieza y transparencia interna del Poder Judicial en estas materias.

El Poder Judicial ha sido uno de los pilares más importantes de la democracia nacional, de la confianza pública de la ciudadanía en el sistema político que tenemos. Estudios como estos tienden a fortalecerlo.

Se evidencia, en el trabajo realizado, el importante papel que tiene hoy la Sala IV en la defensa y consolidación de la supremacía de las normas constitucionales, de la vigencia efectiva de los Derechos y Libertades ciudadanas y de los Derechos Humanos.

Con la Sala IV la Constitución Política adquirió vida activa, los ciudadanos aprendieron a vivirla más intensamente, a conocerla y a apropiársela como debe ser.

Aún falta más conocimiento y divulgación popular y ciudadano, para aprenderla y aprehenderla en toda su dimensión.

Con estos esfuerzos de investigación, de publicación y de divulgación de estos resultados, se está provocando una verdadera revolución judicial.

El Colegio de Abogados y Abogadas, las Escuelas y Facultades de Derecho deben apoyar este trabajo, y ayudar a divulgarlo. ¡Que no se quede solo para las bibliotecas especializadas! Que se lleve a la conciencia de los futuros abogados en formación, y al conocimiento de los que ya ejercen la Abogacía, como a los Juristas y operadores del Derecho.

Gracias Magistrada Nancy Hernández. Gracias a Usted y a su equipo que la ha acompañado en esta titánica tarea.








© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.