Enviar
Triunfo lógico que trae la calma
La Tricolor mejoró ante un débil rival y se metió de nuevo en la lucha por clasificar
Había que ganar y se ganó fácil, había que hacer goles y se hicieron cuatro. Había que retomar la confianza y se logró. Costa Rica cumplió con lo esperado al vencer 4 a 0 a Guyana.
De la mano de un inspirado Alvaro Saborío, quien hizo todos los goles que falló ante El salvador el viernes anterior, la Tricolor logró la primera victoria de la cuadrangular eliminatoria.
Y la verdad, fue una victoria bien labrada, sufrida solo en los primeros minutos, ya que el rival, pese a haber eliminado a Trinidad y Tobago, y haber hecho una digna presentación ante México, es muy limitado.
Aun así en los primeros diez minutos Costa Rica fue más de lo visto ante los salvadoreños, equipo sin pena ni gloria, que generó un par de sustos, como el remates de Ricky Shakes que pasó muy cerca del marco de Keylor Navas.
Pero esta vez todo sería diferente, porque Alvaro Saborío tuvo una de esas noches de inspiración en las que mete las que le quedan y cuando eso sucede, es casi segura la victoria nacional.
Jorge Luis Pinto, molesto por lo que se vio el viernes, movió la media cancha, sentó a Celso Borges y a Randall Azofeifa, para ingresar con Oscar Rojas y sorprender con Mauricio Castillo, con lo que ganó mucha movilidad.
Al minuto 19 se dio la apertura del marcador cuando Bryan Oviedo, quien ahora sí se dio gusto aportando en ofensiva, envió centro desde la izquierda a la llegada de Saborío, quien desvió la pelota lo suficiente para vencer a Ronson Williams.
Ahh, pero faltaba un susto, como si no, proveniente de una acción de balón parado, donde la selección sigue siendo deficiente. El balón dio en el poste y cuando caía el empate, Geancarlo González en acción acrobática lo evitó.
La tranquilidad llegó desde la cabeza de Saborío, quien en solitario remató un centro de Joel Campbell y decretó el 2 a 0 cuando se jugaba el minuto 25.
Ya en ese momento la victoria era asunto consumado. Costa Rica, sin hacer un gran derroche, controlaba las acciones, no pasó más penurias y llegó al final de la primera parte con la ventaja de dos goles.
Apenas se jugaba el minuto 51 cuando, una vez más, Alvaro Saborío se encontró con la red. La jugada se dio de nuevo por la izquierda con Oviedo, jugó muy bien, centro medido y de cabeza cayó el tercero.
Salió Mauricio Castillo y eso quitó proyección ofensiva, pese a que se necesitaba marcar la mayor cantidad de goles posible, dejando el partido sin mayor trascendencia.
Y el cuarto fue obra de quien más lo buscó y de una muy buena calidad. Joel Campbell frente al área vio salido al arquero de Guyana, le remató por encima para sellar la goleada.
Ya no hubo más, Oscar Rojas dejó ir la más clara, pero bueno, al menos los objetivos con los que se viajó a Guyana se mantienen y ahora queda esperar la serie ante México.

Cristian Williams
cwilliams@larepublica.net
Ver comentarios