Enviar
Tres gigantes disputarán el liderazgo de telecomunicaciones en Brasil

Las dos millonarias operaciones anunciadas ayer, que permitirán a Telefónica asumir el control de la operadora móvil Vivo y a Portugal Telecom aliarse con el grupo Oi, encendieron la disputa de tres gigantes por el liderazgo del atractivo mercado brasileño de telecomunicaciones.
Los negocios le permitirán a Telefónica ofrecer en breve en todo Brasil conjuntamente tanto telefonía fija, como móvil, conexión a Internet y televisión por suscripción, posibilidad que venía potenciando el crecimiento de sus dos principales competidores en el país: el grupo nacional Oi y el mexicano América Móvil.
Mientras que Vivo, que pasará al control de Telefónica, es la mayor operadora de telefonía móvil de Brasil, Oi es el mayor operador de telefonía fija, y América Móvil el líder en los sectores de televisión por suscripción e Internet.
La posibilidad de poder unificar sus operaciones en Brasil fue la que llevó a Telefónica a anunciar ayer el acuerdo para adquirir el 30% que Portugal Telecom tiene en Vivo por $9.700 millones.
Portugal Telecom, por su parte, anunció una sociedad “estratégica” con el grupo brasileño Oi que le permitirá tener hasta un 22,38% de la compañía brasileña mediante el pago de hasta $4.746 millones.
Poco después de anunciar el acuerdo, Telefónica informó que presentará una oferta pública para adquirir el restante de las acciones ordinarias de Vivo por cerca de $1 mil millones.
De esa forma podrá unir sus negocios de telefonía fija (Telesp) y de internet por banda ancha (Speedy) en Brasil con los de telefonía móvil (Vivo) y ofrecer simultáneamente televisión por suscripción gracias a su participación en TVA (tercera mayor operadora).
Según Telefónica, toda la operación le permitirá convertirse en “líder indiscutible del mercado de telecomunicaciones de Brasil”, con 69,2 millones de clientes, de los cuales 55,9 millones son de la telefonía móvil y 11,2 millones de telefonía fija.
De acuerdo con la empresa española, la posición de liderazgo es estratégica en un país con gran potencial de crecimiento como Brasil, debido a que cuenta con una población de 192 millones de habitantes y una sociedad muy receptiva a las nuevas tecnologías.
La doble negociación, sin embargo, también le dará un espaldarazo a Oi para financiar su proyecto de expansión tanto nacional como internacional y para intentar recuperar el liderazgo del mercado brasileño de telecomunicaciones, en el que actualmente cuenta con 62,2 millones de clientes.
Oi, que ofrece los cuatro servicios en todo el país, tiene 21,1 millones de clientes de telefonía fija, 36,6 millones de móviles, 4,3 millones de internet por banda ancha y 283 mil de televisión por suscripción.
Los recursos aportados por Portugal Telecom y un lanzamiento de acciones previsto inyectarán en la compañía brasileña hasta $6.780 millones, que serán destinados a inversiones y a financiar la expansión tanto en Brasil como en otros países.
Oi informó en un comunicado que espera aprovechar su asociación estratégica con la compañía lusa para expandirse a otros países de América Latina y a los africanos de lengua portuguesa.
La asociación prevé un intercambio de participaciones que permitirá al grupo brasileño tener hasta un 10% del capital de Portugal Telecom, que a su vez tendrá un 22,4% de Oi.
Pese a que Portugal Telecom tendrá un miembro en el consejo directivo de Oi, la empresa permanecerá bajo el control de un bloque integrado por los grupos brasileños Andrade Gutierrez (19,3%) y Jereissati (19,3%) y de la Fundación Atlántico (11,5%), que es el fondo de pensiones de los empleados de Oi.
Oi surgió el año pasado de la fusión entre las compañías Telemar y Brasil Telecom precisamente para crear un grupo nacional que tuviera condiciones de competir en el país con Telefónica y con el grupo mexicano América Móvil.
América Móvil, del millonario mexicano Carlos Slim, controla las brasileñas Claro (segunda operadora móvil del país) y Embratel (telefonía fija y líder en el mercado de larga distancia), y es además accionista de Net (principal operadora de televisión por suscripción y de internet por banda ancha).
La posibilidad de ofrecer todos los servicios en forma conjunta y en paquetes por menor valor fue la que permitió que Net/Embratel se convirtiera en el único grupo en aumentar su número de clientes de telefonía fija en los dos últimos años: desde 5,36 millones a finales de 2008 a 6,68 millones en marzo pasado.
En el mismo período el número de clientes de Oi cayó de 22,1 a 21,1 millones y el de Telesp (Telefónica) bajó de 11,7 a 11,2 millones.

Rio de Janeiro
EFE
Ver comentarios