Logo La República

Jueves, 22 de abril de 2021



NACIONALES


Análisis del Estado de la Educación

Tras un mes de clases, el celular es protagonista en virtualidad

Hogares con más de un estudiante y con teletrabajadores viven un “hacinamiento tecnológico” para los cuales se recomienda el retorno a la presencialidad

Karla Barquero [email protected] | Lunes 22 marzo, 2021

Isabel Román y al fondo una imagen de una estudiante con un celular y una biblioteca
“Es urgente que el Estado genere las condiciones que se requieren para que los hogares con mayor hacinamiento tecnológico tengan acceso a dispositivos y conexión adecuados”, indicó Isabel Román, coordinadora del Informe Estado de la Educación. Archivo/La República


Tras un mes del curso lectivo bajo la modalidad híbrida, uno de los hallazgos es que el celular se ha convertido en un aliado.

“El celular está salvando la clase”, advierte el Estado de la Educación, ya que es el aparato predominante en los hogares costarricenses: en promedio por familia hay tres de estos dispositivos.

Incluso varias empresas como kölbi y Movistar lanzaron paquetes especiales con el inicio del curso lectivo, ya sea paquete de Internet móvil prepago para estudiantes con acceso a dispositivos móviles pero que no tienen conexión a la red en sus hogares o duplicando gigabytes.

Lea más: Conozca las nuevas opciones de kölbi y Movistar para recibir clases virtuales

Sin embargo, la disponibilidad de celulares varía según el ingreso y la zona de residencia de los hogares. De tal manera que hogares con mayores ingresos tienen en promedio una mayor disponibilidad de tabletas y computadoras portátiles.

Además, en la región Central están los mayores promedios de tenencia de dispositivos por hogar.

Otro desafío es que, aunque cada vez se usa más el celular como soporte de los procesos educativos, especialmente para mejorar acceso e interactividad, tienen restricciones que afectan la calidad del servicio educativo como: problemas de hardware (sea por el tamaño de pantalla pequeño, la capacidad de memoria, o falta de batería) o por el uso de plataformas inconsistentes por sistemas operativos distintos.

Además, la situación se complica cuando no hay buena conectividad a Internet o los usuarios no pueden pagarla. En este punto, son los estudiantes de hogares en zonas rurales y las regiones periféricas del país los quienes tienen menor posibilidad de tener conexión alguna y cuando la tienen es de baja calidad y les representa un alto costo para recibir lecciones por ser de tipo móvil.

Lea más: Modalidad de clases híbridas entra a prueba a partir de hoy

Otro reto es aquellos hogares en los que conviven más de un estudiante y en donde hay teletrabajadores, ya que están viviendo un “hacinamiento tecnológico”.

“Si bien el celular hoy está salvando la clase remota de muchos estudiantes, esto podría estar afectando su derecho a recibir una educación de mayor calidad. De no ser posible resolver esta situación dotándolos de otros dispositivos (computadoras o tabletas) y un acceso a buena conectividad, lo mejor sería que, en los próximos meses, el Ministerio de Educación permita que el estudiantado con problemas de hacinamiento físico y tecnológico dejen la educación remota y se agilice su retorno seguro a las clases presenciales permanentes”, indica el análisis de Isabel Román, coordinadora del Informe Estado de la Educación.


Hacinados


En un escenario como el actual, con estudiantes recibiendo clases remotas y personas haciendo teletrabajo, el hacinamiento tecnológico afecta al 3% de los hogares del país. Sin embargo la cifra sube a:

14% entre los hogares con cuatro estudiantes o más. Pero si se excluye el celular de esta medición, se incrementa al 51% de los hogares del país
67% en los hogares con tres estudiantes
77% en aquellos de cuatro o más estudiantes cripción


NOTAS RELACIONADAS






© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.