Toyo Ito: atemporal, optimista y alegre
“He tratado de no tener estilo para no tener que concentrarme en mejorarlo. Mi objetivo ha sido producir algo nuevo según el lugar y el equipo con el que trabajaba. Esa novedad constante es lo que mejor define mis ideas”, señala el arquitecto Toyo Ito.Internet/La República
Enviar

PREMIO PRITZKER

Toyo Ito: atemporal, optimista y alegre

El ganador del premio considerado como el Nobel de la arquitectura cuestionó su trabajo tras el tsunami de 2011

201303182320420.m11.jpg
Ha diseñado estadios, rascacielos y edificios emblemáticos, pero ahora la mayor ilusión del arquitecto japonés Toyo Ito es construir viviendas “que simplemente cubran las necesidades de la gente”, reveló tras recibir el domingo el premio Pritzker 2013.
Ito reconoce que desde el tsunami de Japón de 2011 volvió a “cuestionar” su arquitectura, sobre todo desde su implicación en proyectos en las zonas devastadas, algo que ha sido reconocido por el jurado del prestigioso premio.
“Tras haber trabajado y convivido con la gente de las zonas afectadas en proyectos como ‘Hogar para todos’ quiero apostar por la construcción de casas que se inspiren en el estilo de vida de las personas que van a residir en ellas”, explica.
A sus 71 años, se muestra feliz aunque humilde ante la avalancha de felicitaciones recibidas después de que se anunciara que era el ganador del premio considerado como el Nobel de la arquitectura.
“Me ha llegado de manera inesperada, no he trabajado nunca en Estados Unidos. Creo que me sentiré más valiente al afrontar mi arquitectura”, apunta.
Ito cree que este tipo de galardones ayudan a ser más libre a la hora de crear y que impulsará su trabajo en Asia donde se aprecia mucho el Pritzker y donde, comenta entre risas, siempre le preguntan si no lo ha recibido todavía.
El jurado ha querido destacar además de su vertiente de responsabilidad pública, su carácter innovador y su búsqueda constante de nuevos caminos en una obra “atemporal, optimista y alegre”.

201303182320420.m22.jpg
Torres Porta Fira de Barcelona, España.Internet/La República

Tokio / EFE

Ver comentarios