Enviar
Todavía no apaguen las luces
Federer y Nadal decidieron dejar las cosas en movimiento

Peter Bodo es un experto analista del tenis internacional con una trayectoria de más de 30 años; terminada la Copa Masters en Londres con el triunfo de Róger Federer sobre Rafael Nadal, escribió este artículo para varias revistas especializadas.
“La lectura más clara que dejó la última toma tenística del año, en la final del Masters que se jugó en Londres, cuando Federer se quedó con el título en un partido que no llegó a ser del todo épico, indica que lo mejor entre este par de colosos puede estar por venir.
¿Por qué?
Si hubiera ganado Nadal, pone un signo de exclamación en su carrera, y nos hubiera dejado con una injusta pero inevitable pregunta en la punta de la lengua: ¿Roger todavía tiene lo que se necesita?
La pregunta no surge solamente por las proezas de Nadal. Es una pregunta aún más grande que incluye el consenso acerca de quién es el mejor tenista de todos los tiempos. Si uno piensa en el largo plazo, ¿a quién le importa si Nadal, esta estrella emergente que todavía tiene apenas la mitad de títulos de Grand Slam que su archirrival, es en realidad, secretamente, obviamente, teóricamente, seguramente, indudablemente, aparentemente un jugador mejor?
Sin embargo, el tenis no sería lo mismo sin Federer, a pesar de que sus críticas y a veces inexplicables caídas de este año sugerían que quizá no era el mismo que hace un par de temporadas.
Nos gusta tener a Federer alrededor, nos gusta contar con que llegará a las finales para enfrentarse con Nadal y nos gusta que no se resigne a que se termine. Así que apretemos el botón de reinicio para encarar 2011.
Nadal no tiene nada de qué decepcionarse en este 2010. Pero mientras sus ardientes fans podrían mirar esta temporada como el año de coronación, su fracaso en ganar el Masters al menos una vez en su carrera permanecerá con él como una astilla clavada. Claro, se dirá que sólo se trata de los Majors. Pero, como Rafa mismo sabe, hay dos cosas que él tiene y que Federer nunca tuvo (la medalla dorada en singles de los Juegos Olímpicos y el trofeo de campeón de la Copa Davis). Y al mismo tiempo, sabe cuál es la importancia histórica de que Federer tenga algo que él no tiene: cinco títulos en los Masters, un récord que comparte con Pete Sampras e Ivan Lendl.
La rivalidad entre Federer y Nadal es un regalo que sigue devolviéndole al deporte todo el lujo y toda la satisfacción que el propio deporte les dio a los protagonistas. Sampras dijo más de una vez que el tenis llega a su mejor expresión cuando es dominado por una o dos grandes rivalidades, mucho más que cuando están bajo la órbita de un sólo talento dominante.

Londres
EFE
Ver comentarios