Enviar
Sistema financiero registró pérdidas por apreciación del colón en 2010
Tipo de cambio sorprendió al sector bancario
Entidades fortalecen sus negocios en moneda local, y piden mayor cautela al Central con las bandas

Los bancos comerciales registraron, durante 2010, pérdidas por $19 millones generadas por el diferencial cambiario.
Es la primera vez que esto ocurre desde que se implementó, en 2006, el sistema de bandas cambiarias para calcular el precio de la divisa.
Las entidades fueron sorprendidas debido a la volatilidad, el año pasado, en el precio del dólar que terminó con una apreciación del colón en un 14%.
La consecuencia en los bancos ocurrió porque poseen inversiones y negocios en la moneda extranjera, pero redujeron su valor al convertirlas a colones.
La compra y venta de divisas aún es una de las fuentes de ingreso para las instituciones, al igual que para el Banco Central que obtiene un 25% del dinero generado por el negocio. Sin embargo, no fue suficiente para producir utilidades cambiarias en el último año.
El Banco Nacional y Bancrédito fueron las únicas instituciones comerciales que no reportaron pérdidas ante la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef). Pero sus utilidades bajaron desde 2008.
En el caso de los privados, el menos golpeados por el diferencial cambiario fue el HSBC.
“Efectivamente, el comportamiento del tipo de cambio, en particular en el primer semestre de 2010, fue algo inesperado. Pero fue consistente con un mayor ingreso de capitales para inversión”, explica Leonardo Acuña, subgerente general del Banco de Costa Rica.
También influyó un mayor flujo de dólares en la economía nacional provenientes del turismo y los servicios.
La moderación en la administración de las divisas, con relación al patrimonio, generó que los vaivenes cambiarios no pusieran en riesgo los resultados financieros de los bancos.
“La mayoría de los bancos comerciales adoptaron una posición larga en dólares, como medida para dolarizar su patrimonio. Eso los afectó a nivel de resultados al producirse una apreciación del colón”, explica Bernardo Alfaro, subgerente general de Finanzas y Riesgo del Banco Nacional.
Para evitar los vaivenes, la entidad tomó una posición neutra en la que mantiene la misma cantidad de dólares y colones en el activo y en el pasivo.
Cathay aplicó, en agosto pasado, el mismo formato para minimizar el riesgo cambiario y el impacto en sus utilidades, confirma Hairo Rodríguez, subgerente del banco.
Esta situación, junto con la apreciación del colón, hizo que las entidades fortalecieran sus negocios en la moneda nacional, como en el caso de los créditos, pues ahora tienen un 80% de la cartera en colones.
Esto porque ninguna de las entidades tuvo una disminución alarmante en sus activos.
“Scotiabank tuvo utilidades netas en 2010, lo que indica que cubrimos el efecto cambiario y no afectamos nuestra base patrimonial. Nuestro banco enfrentó con éxito los periodos de alta volatilidad”, afirma Jean-Luc Rich, gerente general de Scotiabank Costa Rica.
Pese a las medidas de los bancos para cubrirse de las variaciones de la divisa, como las coberturas cambiarias, poseen compromisos en dólares inamovibles.
Además hay que aunar la alta dolarización de la economía, en la que familias y empresas tienen ahorros y deudas en dicha moneda.
“Este bimetalismo es así, y muy difícil revertir. Hay que aprender a vivir con ello. Y comprender que no son las circunstancias usuales en otros países”, explica el economista Alberto Trejos.
Sin embargo, las voces que piden mayor prudencia al Banco Central, en la administración del sistema cambiario son cada vez más, principalmente, porque la divisa ha seguido pegada al piso.
“Evaluar la posibilidad de reducir el ancho de la banda actual, cercana al 35%, es uno de los aspectos que servirían para fortalecerla”, indica Acuña.
Por ahora, la única medida aplicada por el Central, para intentar apreciar la divisa, es el fortalecimiento de las reservas con la compra de $600 millones para 2011.
La otra medida, aún en consulta, es el encaje para crédito externo que busca disminuir los flujos de capital que ingresan al país por periodos cortos.
“El sistema cambiario no ha funcionado y puede convertirse en un desestabilizador de la economía, porque la divisa puede variar por el ingreso de dólares de sobra del mercado internacional o su salida”, señala el economista Leiner Vargas.

Oscar Rodríguez
[email protected]

Ver comentarios