Técnica en Hospital México abre más posibilidades a pacientes con cáncer
Imagen con fines ilustrativos. Shutterstock/La República.
Enviar

Los pacientes con cáncer de hígado, tumores neuroendocrinos metastásicos a hígado y otros como cáncer de colon y sarcomas tendrán una nueva opción de tratamiento, la cual ofrece muchas ventajas con respecto a otras formas de tratamiento.

Se trata de la “Quimioembolización Transarterial”, técnica que permite la administración directa de partículas embolizantes y quimioterapia a través de los vasos sanguíneos que alimentan un tumor, logrando un mayor control de la enfermedad.

El procedimiento alivia los síntomas y controla de forma temporal la enfermedad, dándole una mayor sobrevida al paciente, en algunos casos hasta más de un año, a un costo mucho menor que los tratamientos estándar.

Además, permite ser aptos a quienes no eran candidatos a un trasplante, debido a la gravedad de su condición.

A la fecha, el Hospital México ha realizado 38 procedimientos de embolización hepática y más de cinco embolizaciones de bazo, en pacientes desde los nueve hasta los 82 años de edad.

En el ámbito privado se trata de un procedimiento que puede llegar a tener un costo superior a los $10.000.

Aunque el Hospital México la ofrece desde 2014, es hasta ahora que la terapia logra consolidarse, ya que fue necesario coordinar recursos y especialidades como la Unidad de Tumores Gastrointestinales, el Centro de Trasplante Hepático, el Servicio de Oncología Médica y el Servicio de Radiología.

 

El procedimiento

Para aplicar el tratamiento, se realiza un cateterismo, por lo que es fundamental contar con médicos especialistas en Radiología Intervencionista.

El catéter ingresa por medio de la arteria femoral y de ahí se lleva hasta el hígado para colocarlo lo más cercano posible al tumor.

Seguidamente, se administran unas partículas llamadas “microesferas”, que quedan atoradas en los vasos sanguíneos más pequeños con el fin de obstruir la circulación para que la quimioterapia no se vaya hacia otras partes del cuerpo. sino que permanezca en una concentración muy alta en el sitio del tumor.

Luego, se pasa un aceite especial que aumentará la obstrucción generada por las esferas, para después introducir las sustancias de quimioterapia que son preparadas por el especialista en oncología médica.

Una vez aplicada la quimioterapia se pasará nuevamente el aceite, de manera que ésta queda entre las microesferas y el aceite, directamente en la zona que se desea afectar.

El costo de las microesferas es de poco más de $1.000 por frasco, ocupándose de dos a tres frascos por paciente.


Ver comentarios