Enviar
Suben intereses para captar dinero
Tasas altas, bancos públicos aportan su cuota

Ganan ahorrantes, pierden quienes tienen créditos en colones

Los bancos públicos tienen su cuota de responsabilidad en la subida de las tasas de interés.
Los estatales subieron los rendimientos que pagan por los depósitos en colones debido a la competencia por captar dinero con el Gobierno y satisfacer el crecimiento crediticio.
Los ganadores con esta medida son los ahorrantes, que reciben un mayor interés por los recursos que tienen en el banco.
Pero pierden las empresas y las familias que tienen préstamos en colones, porque sus créditos se encarecen cada mes.
La colocación de empréstitos en dólares también se favorece por las bajas tasas de interés actuales frente a las de colones.
La responsabilidad solidaria de los bancos públicos en la subida de la Tasa Básica Pasiva (TBP), índice que determina el costo de los empréstitos en colones, fue señalada por el Banco Central.
Para la entidad supervisora, las instituciones financieras estatales aumentan la captación de colones porque necesitan responder al alza de la demanda crediticia.
Sin embargo, los bancos tienen en el Gobierno central a un principal competidor por los mismos recursos, dada su necesidad urgente de financiarse.
Hasta la primera quincena de mayo, el Ministerio de Hacienda captó más de ¢567 mil millones, lo cual significa un crecimiento de casi el 60% comparado con el mismo periodo de 2011.
Los bancos públicos no se quedan atrás, ya que su necesidad de colones creció casi un 20%.
“Los bancos del Estado junto a Hacienda son los mayores demandantes de colones. No se puede responsabilizar a uno o más actores por las variaciones en la TBP, porque es reflejo de la dinámica del mercado”, dijo Mario Rivera, gerente general del Banco de Costa Rica.
El resultado de la batalla de instituciones públicas es que está “secando” al país de colones a corto plazo.
La consecuencia es que todos los actores financieros que necesitan la moneda nacional suben sus intereses para captar.
Los beneficiados inmediatos son los ahorrantes y los inversionistas, porque sus ganancias crecen con solo dejar su dinero en los bancos públicos o dárselo al Gobierno.
“Para los clientes que ahorran, el efecto es positivo, pues obtienen una rentabilidad real muy alta por su dinero”, dijo Bernardo Alfaro, subgerente general de Riesgo y Finanzas del Banco Nacional.
Sin embargo, esta dinámica financiera tiene como perdedores a todas aquellas familias y empresas que solicitan sus créditos en colones indexados a la evolución de la TBP.
Para los clientes con deudas en colones se produce un encarecimiento de sus obligaciones.
También hay un riesgo de un aumento en la morosidad de la cartera crediticia y como consecuencia un incremento en el gasto por las provisiones de empréstitos incobrables.
Al final, golpearía las utilidades de los bancos, principalmente los estatales, pues colocan más recursos en colones, enfatizó Arnoldo Trejos, subgerente general de Bancrédito.
Asimismo podría darse un enfriamiento en la colocación crediticia en los próximos meses, dado que los préstamos en moneda nacional se han encarecido.
“La demanda de crédito en colones podría verse afectada negativamente ante el crecimiento de las tasas de interés, incidiendo sobre las metas de colocación del año”, enfatizó Maurilio Aguilar, director de Gestión Corporativa del Banco Popular.
Los bancos privados son menos afectados por esta dinámica dado que la mayoría de sus créditos son en dólares.
De hecho, a mayo, subió la colocación de préstamos en esta moneda en un 16% porque los intereses de la divisa son más bajos frente a los de colones.
Mientras que durante el mismo periodo, del año anterior, la evolución interanual era apenas del 5%.
“Ahora es más atractivo el segmento de créditos en dólares por los bajos intereses y las opciones de tasa fija. Somos más optimistas sobre la demanda de nuestros productos”, enfatizó Jean-Luc Rich, gerente general de Scotiabank.

Oscar Rodríguez
[email protected]
Ver comentarios