Enviar
Sufre España pero pasa
Los penales favorecieron a una Roja, a la que ayer le faltó furia

La selección española coqueteó con el desastre tras tener que definir su pase a la final por la vía de los penales, luego de un partido en el que fueron incapaces de marcar diferencia ante un Portugal que jugó con inteligencia y que incluso, con un poco más de agresividad e irrespeto, pudo haber enviado a los españoles para la casa.
El 0 a 0 a lo largo de los 120 minutos de partido incluido tiempos extras, fueron, si se quiere, una decepción para quienes pensábamos en un duelo más intenso, de más acciones en los marcos, de ver brillar a Xavi Hernández junto a Iniesta o, por el otro lado, a Nani y a Cristiano Ronaldo. Demasiado respeto ibérico, entre dos países que no se atrevieron a apostar al riesgo y que se marcaron bien, demostrando mucho conocimiento de ambos técnicos en sus planteamientos defensivos.
No obstante, en lo ofensivo Vicente del Bosque sumó el primer error antes de mover la pelota incluyendo sorpresivamente en su alineación titular a Alvaro Negredo, entre una lista de posibles estaban Cesc Fábregas, Fernando Llorente y el Niño Torres.
Su experimento falló, porque Negredo se perdió entre las marcas y el accionar de un partido cerrado donde prácticamente quedó aislado y no tuvo ideas para salirse e improvisar un poco en el papel que le asignó Del Bosque.
En realidad el juego fue de pocas acciones claras de gol. De mencionar, la que le quedó a Iniesta, en el tiempo extra, luego de una gran jugada de Pedro, quien fue el hombre que le inyectó veneno al partido, por parte de España. Sacó un balón desde la lateral izquierda que Jordi tomó y pasó a Iniesta para que culminara la acción, pero a Andrés le faltó potencia y al arquero Rui Patricio le sobraron reflejos, desviando el tiro.
Para Portugal, en la agonía del tiempo reglamentario, contragolpe muy bien llevado y el balón que le quedó a Ronaldo en su izquierda pero su remate salió desviado, igual tuvo jugadas de bola muerta pero tampoco se le hicieron al portugués.
Con Pedro y Cesc Fábregas en el campo, España se vio mejor y fue dueña del alargue, pero el gol nunca llegó y los penales decidieron. Se lucieron Patricio y Casillas en los dos primeros y luego se impusieron los tiradores hasta que Bruno Alves la estrelló en la base del horizontal y luego Fábregas definió la serie, dejando a Cristiano a la espera de lo que pudo ser el lanzamiento vital.
España está en la final, pero el “Bigotón” tiene mucho que arreglar y que pensar para la final del domingo, independientemente de que el rival sea Alemania o Italia.

Luis Rojas
[email protected]
Ver comentarios