Enviar
¡Sorprendente Evans!
El ciclista australiano gana su primer Tour de Francia

En París sonaba el himno de Australia y las lágrimas comenzaron a escapársele a Cadel Evans, y cómo no; cuántas veces estuvo a punto de tocar la gloria, cuántas veces tuvo que ver a otros estar ahí y soñar que algún día sería su oportunidad, pues se le dio.
Llegó su momento, el “clown triste” ríe por fin, logró ganar su primer Tour de Francia.
Evans enmudeció a los críticos, hizo callar a todos aquellos que le llamaron “indeciso” y “segundón”, cuando ocupó ese lugar en 2007 detrás de Contador y en 2008, cuando fracasó en la decisiva etapa contrarreloj ante el español Carlos Sastre.
Con 34 años marca su consagración como un campeón ‘atípico’, discreto y paciente, quien construyó su victoria con perseverancia y trabajo, muy alejado del perfil de las grandes estrellas del pedal.
Ayer, en la última etapa entre Créteil y la capital francesa, con un recorrido de 95 kilómetros, el corredor oceánico se encontró con un papel diferente, él era quien llevaba el maillot amarillo, él era el centro de atención.
Aún así, el llamado “paseo” del campeón tuvo su emoción, hubo la fuga de seis corredores que, en algunos momentos, llegaron a tener alrededor de 30 segundos sobre el grupo.
Pero a falta de unos 6 kilómetros los equipos de los velocistas aceleraron el paso y acabaron con las escasas esperanzas de los fugados de pelear por el triunfo y Marck Cavendish que ganó por tercer año consecutivo la última etapa del Tour, por primera vez lo hizo vestido con el maillot verde de líder de la regularidad.
Sin embargo, el actor principal seguía siendo Evans, que se abrazó a los hermanos Schleck, Andy y Frank segundo y tercer lugar de la tabla, que disfrutó y agradeció a su equipo BCM.
El pequeño de los Schleck no se rinde, ya anunció que volverá el próximo año “para ganar”, pero tendrá que luchar primero con la sensación de haber perdido una ocasión de oro y con la obligación de mejorar, y mucho, en contrarreloj. Un aspirante a ganar el Tour no debe perder 2 minutos 38 segundos en 42 kilómetros. Así no rentabilizan gestas inolvidables como la que firmó en el Galibier.
Se quedaron fuera del podio el francés Thomas Voeckler, cuarto, que vistió de amarillo diez días y Alberto Contador, quinto, el gran derrotado del Tour, incapaz de ampliar a siete sus triunfos consecutivos en las pruebas grandes por etapas. Desde 2006, con triunfo de Pereiro tras la descalificación de Floyd Landis por dopaje, el primer escalón del podio era español. Contador lo conquistó en 2007, 2009 y 2010 y también promete que el otro año vendrá por ese lugar de oro.
Sin lugar a dudas Cadel podrá dormir en paz, será una noche diferente para él, será una noche con sabor a campeón y con 450 mil euros más en el bolsillo.

Tour 2012 promete revancha
Andy Schleck y Contador aseguraron que el próximo año volverán con todo; Cadel los espera

Todos llegaron con ansias de triunfo, sin embargo solo habría un ganador principal, una única estrella brillaría en París.
Después de un Tour agitado, que dejó momentos inolvidables, las reacciones no se hacen esperar y unos hablan de la grandeza de la victoria, otros que el destino da revanchas y que estarán esperando.
Cadel Evans, el más buscado por los micrófonos y las cámaras, aseguró tras convertirse en el “rey” del Tour, que “no podría estar más feliz”.
“Gracias por esta fantástica carrera. No podría estar más feliz. He estado pensando en este momento durante 20 años”.
Luego, dio un espacio a la emotividad, “esta victoria es un proceso de muchos años, creo que en ello tiene mucha responsabilidad mi entrenador. Todo lo que yo he aprendido, todo lo que he trabajado se lo debo a él y se lo dedico a él —Aldo Sassi, fallecido en diciembre pasado víctima de un tumor cerebral—“.
Andy Schleck observó como nuevamente el segundo lugar le esperaba, aún así volvió a mostrar su humildad, su corazón, aceptó los errores y mandó un mensaje que para el próximo año eso va a cambiar.
“Estoy muy contento, este es el mejor podium que podemos imaginar, con Cadel que ha sido el más fuerte y que merece ganar, yo muy cerca (...) y mi hermano al lado —Frank—. Es un sueño de toda familia”, dijo.
Uno que parte nada feliz hacia casa es el español Alberto Contador, para el tricampeón del Tour el quinto lugar es una decepción.
Pero antes de partir deja un mensaje y no solo a los galos, sino a los italianos.
“El año que viene volveré para ganar el Tour y me centraré en exclusiva para esta carrera, que es la más importante. Y para ello no iré al Giro. Al Giro nunca más”, aseguró Contador, quien este año ganó la competencia italiana.
Y en la fiesta hay que meter al mejor esprinter de la competencia, pocos pudieron negarle el triunfo en esos cierres de dientes apretados, Mark Cavendish.
El noruego otra vez se paró en sus pedales y demostró por qué la camisa de la regularidad le pertenece, ha ganado tres veces consecutivas la etapa de los Campos Elíseos.
“Por fin logro este maillot, es una emoción increíble. Es la tercera vez que gano en los Campos Elíseos, pero con el maillot verde es todavía más intenso. Es un premio que hemos ganado en equipo, con mis ocho compañeros”.
Entre los que se sumaron a la fiesta están el español Samuel Sánchez, ganador de la montaña, el francés Pierre Rolland fue el mejor joven y el mejor equipo fue Garmin-Cervelo.

Dinia Vargas
[email protected]


Ver comentarios