Enviar
Soñar se vale dos veces
Tricolor de voleibol vuelve al Mundial con la fe de una buena presentación

La segunda odisea mundialista de la selección nacional de voleibol empezará mañana, cuando el equipo nacional parta hacia Taiwán a realizar un campamento previo al campeonato mundial en Japón.
El equipo viaja consciente de que un mundial son palabras mayores en cuanto a nivel, y de las distancias lógicas entre un conjunto amateur como el tico, y los profesionales que asistirán a estas justas, pero con la fe de realizar la mejor presentación posible y tratar de mejorar el vigésimo lugar del mundial pasado.
“Nuestro objetivo es dar un buen rendimiento allá en Japón”, expresó Angela Willis, una de los baluartes del equipo.
La internacional voleibolista costarricense dijo que viajan con una mente positiva pero conscientes de que “nuestras rivales viven del voleibol”, expresó, mientras su hermana Verania agregó que “nuestro equipo es ahora más maduro y con la misma o más emoción que la primera vez que fuimos”.
Consultadas sobre la meta realista para este mundial, ellas dicen que existe la posibilidad de ganarles a Argelia y Perú. Las ticas también tendrán en su grupo a las anfitrionas japonesas, a Polonia y a Serbia. En total en este mundial son cuatro grupos de seis equipos y avanzan a la siguiente ronda los cuatro primeros de cada grupo.
“A Perú no le hemos podido ganar un set, pero ya hemos jugado contra ellas; pensamos que son de un biotipo diferente y con un juego rápido y nos gustaría dar una sorpresa”, expresó Braulio Godínez, técnico de la selección.
En el equipo nacional hay jugadoras que han participado a nivel internacional como las Willis y Karen Cope, y actualmente Mariela Quesada, quien lo hace en Estados Unidos. Ellas consideran que Costa Rica ha ganado en nivel con el roce y las competencias que han realizado; Costa Rica fue medalla de bronce en los pasados Juegos Centroamericanos y del Caribe en Mayagüez.
“Todavía falta un proceso debido para que vengan jugadoras detrás de nosotras a cumplir con el reemplazo generacional. Hace falta que los entrenadores se pongan de acuerdo con el sistema táctico que utilizan con las jugadoras por si llegan a una selección mayor”, dijo Angela, quien considera que falta mucha organización y planificación de los técnicos nacionales y recordó que las voleibolistas ticas juegan por amor, porque no reciben remuneración.
Godínez ratifica que viaja con un equipo más maduro y que espera pulir a sus muchachas en la gira por Taiwán, antes del mundial.
Lamentó que en la parte física en esta preparación faltasen las pesas y espera que eso no repercuta tanto en el rendimiento general de sus muchachas. Una de las principales consignas que llevan es que “todo cuesta, nada es fácil”, señaló Godínez, y agregó que deberán esforzarse mucho para alcanzar las metas.

Luis Rojas
[email protected]
Ver comentarios