Enviar
García sin complejos
El español lidera en su casa. Cabrera no pudo llegar a tiempo

Dinia Vargas y EFE
[email protected]

En un inicio complicado por las difíciles condiciones del clima el español Sergio García no perdonó y ayer se colocó en la cima del Castellón Masters, torneo del cual es anfitrión, y arrancó sin complejos la defensa del título.
Primero la lluvia y después los vientos casi huracanados convirtieron la jornada inaugural en un desagradable paseo por el Club de Campo del Mediterráneo; sin embargo, García sacó su experiencia, sus años de prácticas en esa cancha y jugó como si nada estuviera pasando.
La lluvia de la mañana no fue obstáculo para que el golfista de Borriol consiguiera 29 golpes (seis birdies) en los primeros nueve hoyos que lo llevaron directo a igualar su mejor marca personal en ese tramo.
“Hacía tiempo que no conseguía 29 golpes en mis nueve primeros hoyos”, dijo García, a la vez que recordaba los torneos en los que antes lo había hecho (Open Europeo de Suiza, Colonial y Byron Nelson, entre otros).
Sergio iba en ruta hacia su mejor registro del campo (62 golpes) de un recorrido con greens muy receptivos, pero en plena inspiración llegó el huracán y acabó con la magia.
El viento llegó a una intensidad tal que hizo volar no solo scores, sino también objetos y casi destroza una de las grandes carpas portátiles, lo que obligó a detener durante tres horas el evento.
El español regresó a jugar los dos greens que le faltaban, pero el enfriamiento le pasó factura y acabó con bogey para firmar una tarjeta de 63 golpes (ocho bajo par) y quedar a un paso de su mejor marca, aunque fue suficiente para ser líder.
“Es un sólido comienzo y estoy en buena posición”, dijo García.
A un golpe del anfitrión quedaron el sueco Michael Jonzon y el australiano Robert Allenby, quien no completo su ronda al igual que otros participantes, pues el torneo fue suspendido y se reanuda hoy.
La mala noticia del día fue la descalificación del argentino Angel Cabrera, quien no pudo llegar a tiempo a su salida. “El Pato” viajó desde Bermudas, donde el miércoles jugó el Copa Grand Slam (enfrenta a los cuatro ganadores de los torneos grandes), pero el vuelo se convirtió en una carrera de obstáculos que finalmente dieron con su descalificación.
“Ha sido una pena y una desilusión no poder llegar a tiempo, pero hay situaciones que no podemos controlar. Son cosas que pasan en la vida”, dijo Cabrera, último campeón del Masters de Augusta.
A eso se le suma que esta sería unas de las pocas ocasiones en las que Cabrera habría tenido la oportunidad de jugar junto a su hijo Federico Cabrera en un torneo oficial.
“En ningún momento, durante la madrugada (de ayer), me pasó por la cabeza no venir. Mi intención fue siempre jugar el Castellón Masters y pasar una semana agradable con mis amigos aquí en España, un país que me gusta. Además, mi hijo está jugando el torneo”, aclaró el último Chaqueta Verde.
Con una sensible baja de Cabrera, el torneo de Borriol se reanuda hoy en una ronda donde Sergio no debe pestañar y menos recordando los acontecimientos de hace dos semanas en el Masters de Madrid, donde dejó ir el título en el cierre.
Ver comentarios