Solo golf: Diez segundos para rezar
Enviar
Diez segundos para rezar
Es el tiempo que tiene un golfista para esperar que la bola caiga definitivamente en el hoyo

Dinia Vargas
[email protected]

Una regla controversial y no muy conocida, pero que forma parte de lo que debe saber todo golfista. Si la pelota queda literalmente colgando sobre el hoyo, el jugador tiene diez segundos para rezar esperando a que caiga.
El espíritu de la regla lo que busca es evitar que los golfistas no esperen eternamente hasta que los elementos y la gravedad hagan su trabajo, sino que se tenga el tiempo prudencial para definir si la bola se encuentra en reposo o no.

“Lo que se trata es que después del golpe el jugador camine hacia el hoyo y tenga tiempo para definir la situación de su bola, pero que sea prudencial y no que se agache a observarla o traté de echarle viento para que termine de caer”, comentó Carlos Rojas, profesional de Reserva Conchal.
La regla claramente establecida en el inciso 16-2 del libro Reglas de Golf aprobadas por R&R Rules Limited, llamada “Bola al borde del hoyo”, explica que si ya han pasado más de diez segundos, el golfista deberá apuntar un golpe de castigo en su tarjeta aunque la bola termine por entrar en el hoyo.
“Esta regla es balanceada y no injusta. Casi siempre si en diez segundos la bola no ha caído, ya no lo hará. Lo más normal es que el jugador se acerque, casi siempre se queda mirando con incredulidad preguntándose ¿cómo no cayó?, y termine de realizar su tiro”, dijo Rojas.
Pero, el castigo sí deberá aplicarse en caso de que el golfista se quede viendo la bola, no se decida y al contrario lo que esté ocasionando sea un retraso del juego.
“Lo que se trata de evitar es que el golfista trate de perder tiempo deliberadamente, que se quede esperando a que suceda alguna situación insólita y la bola caiga, porque eso más bien sería romper la regla de retraso indebido”, aseguró.
Aunque no es muy común que suceda, sí han llegado a presentarse algunas situaciones como esta. Por ejemplo en 2000 el campeón defensor del Honda Classic, Brian Gay, perdió el torneo al aplicársele el castigo de dicha regla.
En esa oportunidad Gay tiró su putt, la bola se quedó colgando sobre el agujero, pero no cayó. Brian comenzó a caminar hacia el hoyo y esperó hasta que finalmente ingresó. Golpe de penalidad. ¿Por qué? El jugador lo sabía, pasaron más de diez segundos.

Regla 16-2
Esta regla dice: “Cuando cualquier parte de la bola cuelga sobre el borde del agujero, le está permitido al jugador suficiente tiempo para llegar al agujero sin demora indebida y diez segundos adicionales para determinar si la bola está en reposo. Si para entonces la bola no ha caído dentro del hoyo, se considera que está en reposo. Si después la bola cae en el agujero, se considera que el jugador ha embocado con su último golpe, y debe añadir un golpe de penalidad a su resultado del hoyo; de otra manera no hay penalidad bajo esta regla”.

Otro caso
La bola de un jugador queda colgando sobre el borde del agujero, el golfista camina hacia el hoyo sin demora y se da cuenta de que hay barro en la bola. El jugador marca la posición de la bola, la levanta, la limpia y la repone y permanece en el borde del agujero unos cinco segundos, entonces, cuando se apresta a introducirla, la bola cae dentro.
También ante esta situación debe ponerse un golpe de castigo debido a que se considera que el golfista embocó con su último golpe. En este caso, cuando el jugador marcó la posición de la bola, quiere decir que estaba en reposo. Además, debe considerarse que estaba en reposo cuando fue repuesta; de otro modo debería haber sido repuesta de nuevo.

Ver comentarios