Logo La República

Domingo, 17 de enero de 2021



COLUMNISTAS


Solidaridad comercial financiera

Marilyn Batista Márquez [email protected] | Lunes 28 diciembre, 2020


Medios de comunicación han informado que ha aumentado la retención de vehículos por falta de pagos debido a la incapacidad de hacerle frente a la deuda, a causa de la pérdida de ingresos y de trabajo por la pandemia. Los casos por cobro judicial y remates de bienes han aumentado en un 30%.

Tradicionalmente las instituciones financieras y los comercios que brindan financiamiento de productos y servicios son implacables con los clientes morosos. Con tan solo tener dos o tres días de atraso en el pago de un crédito comienzan a llamar para hacer su gestión de cobro. Si la cuenta llega a 30 días de mora, las llamadas se convierten en una verdadera persecución y asedio.

Aunque es certera esta situación, me parece justo destacar la solidaridad comercial financiera demostrada por muchos negocios en actividad crediticia. Soy testigo y beneficiaria de ello.

Instituciones como el Grupo Mutual y el Banco de Costa Rica se han destacado en tomar de la mano a sus clientes y acompañarlos por este camino difícil, brindando en forma excepcional refinanciamientos, moratorias y otras alternativas de salvamento en forma ágil y con el mínimo de requisitos. Banco Nacional, Scotiabank y Grupo Monge también lo han hecho y estoy segura que otros más, algunos ofreciendo el servicio hasta en forma virtual, sin tener que presentarse en las oficinas.

El tono de las llamadas y correos de cobro han cambiado. Ahora comunican a los clientes la disponibilidad de acudir a ellos para ponerse de acuerdo en cómo resolver la situación de impago, y hasta se comprometen en eliminar los atrasos en pagos para no manchar el historial de crédito. El servicio al cliente y la gestión de cobro.

Es necesario destacar, que no son solo instituciones financieras del sector público, que han tenido un rol determinante en el impulso al desarrollo social en el país y en donde siempre existirá –o debería existir- un alto grado de compromiso social. Se trata también de empresas privadas, con ánimo de lucro, que han podido comprender la trágica e inusual situación económica por la que atraviesan clientes de altos, medianos y bajos ingresos, y saben que es mejor negociar que perder o entrar en un proceso tedioso y costoso de apropiación de bienes.

Aún con este comportamiento y acciones solidarias, muchas personas han perdido y perderán sus bienes, porque son insostenibles los arreglos de pagos y refinanciamientos recurrentes e infinitos. Es claro que aunque la solidaridad como valor es un sentimiento de unidad que nos mueve a dar sin esperar recibir nada a cambio, este no es el caso de los negocios, ni públicos ni privados, y por lo tanto hay que pagar en algún momento y regresarán las gestiones de cobro implacables. Pero me consuela que en este momento de crisis, los comercios e instituciones hayan implementado las palabras del emperador del Imperio romano Marco Aurelio: “Pues hemos nacido para colaborar, al igual que los pies, las manos, los párpados, las hileras de dientes, superiores e inferiores. Obrar, pues, como adversarios los unos de los otros es contrario a la naturaleza”.

NOTAS ANTERIORES


Figueres, Héroe ¿o Antihéroe? de la Paz

Miércoles 13 enero, 2021

El Congreso de la República, antes de 1948, y La Asamblea Legislativa, desde 1949, hicieron y hacen reconocimientos públicos a ciudadanos que se destacan en Co






© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.