Sobran educadores pero falta calidad
"Tenemos que asegurarnos que esos docentes que estamos poniendo frente a las aulas de nuestros hijos son de alta calidad y eso tiene que ser asegurado por las universidades donde se gradúan", instó Isabel Román, coordinadora del Estado de la Educación. Esteban Monge/La República
Enviar

El 23% de más de 48 mil títulos emitidos en 2015, correspondió a profesionales en el área de educación, una cifra que aumentó un 4,25% desde 2006.

El grueso de profesionales proviene de universidades privadas, de carreras no acreditadas y de calidad desconocida. Así lo advierte el más reciente Estado de la Educación.

La profesionalización pasó a segundo plano, la mayoría de los educadores graduados o en servicio, tiene uno o más títulos universitarios; pero esa formación no es sinónimo de calidad.

El informe encontró deficiencias en la educación que reciben los menores desde preescolar hasta secundaria.



En preescolar advierte serias carencias en su conocimiento sobre los componentes de la lectoescritura emergente, pese a que estos son ejes centrales del programa de estudios de ese ciclo.

Hay brechas entre la mayoría de planes de formación universitaria de maestros de inglés para primero y segundo ciclos y los requerimientos del nuevo programa de estudio del MEP.

También encontró que en las prácticas pedagógicas de los docentes de matemáticas de secundaria predominan los métodos tradicionales centrados en el profesor y un bajo uso de tecnologías, lo que se contrapone al nuevo currículum.

“Tenemos que hacer la calidad en la formación docente una prioridad de política educativa, asegurarnos que esos educadores que estamos poniendo frente a las aulas de nuestros hijos son de alta calidad y eso tiene que ser garantizado por las universidades donde se gradúan”, afirmó Isabel Román, coordinadora del Estado de la Educación.

“Por esto el estudio sugiere que el MEP cuente con mecanismos que le permitan seleccionar y contratar a los mejores profesionales.

Actualmente esa cartera no puede saber si los educadores ya contratados tienen los conocimientos y las habilidades necesarias para aplicar exitosamente los programas de estudios. Tampoco posee un “filtro” a la hora de contratar.

Sobre la calidad de los educadores, otra observación del estudio es la poca información que brindan las universidades privadas sobre matrícula al Centro Nacional de Estadística de la Educación Superior, ya que es voluntario.

Además, la información que se recopila es escasa y no se registran avances en la disponibilidad de información sobre la cobertura y resultados.

Para esto se concuerda con la recomendación de la OCDE, que sugiere que la acreditación de carreras sea obligatoria para garantizar la calidad.

“De la educación superior señalamos la importancia de mayor transparencia en el desempeño, especialmente en universidades privadas. Hemos venido reportando información disponible, pero lo que tiene que ver con qué y cómo están formando y cuáles son los resultados, no existe y eso es preocupante porque buena parte de los docentes y profesionales sale de estas universidades”, advirtió Román.

Algunas de las 33 universidades que gradúan profesionales en el área de educación aseguran contar con personal docente de experiencia, utilizar parámetros internacionales y en el caso de educadores de inglés, contratar personal nativo del idioma para mantener la calidad de sus carreras.

Además, le apuestan a la acreditación de sus programas. Sin embargo, el 58% de las carreras con ese aval pertenece a Conare, y de las privadas solo tiene un 6% de su oferta.

También mencionan el tema de la actualización de carreras; sin embargo, concuerdan en que en muchas ocasiones el proceso tiene trabas. Por ejemplo, en Ulacit afirman que están a la espera de una modificación de enseñanza del inglés desde 2012.

“Para mejorar la formación docente se debe impulsar la actualización, en este momento desestimulada por la gestión del Conesup. Se deben redimensionar los perfiles docentes de modo que obedezcan a los mejores estándares, igualmente hay que mejorar el modelo de selección del MEP; también debe ser sometido a una revisión el modelo del Servicio Civil, en donde se privilegia el control de legalidad por sobre el de estándares de idoneidad”, opinó Albán Bonilla, director ejecutivo de la Unidad de Rectores de las Universidades Privadas.

 

 

 

Así forman


LA REPÚBLICA consultó con algunos de los encargados de las carreras, en universidades tanto públicas como privadas, que gradúan profesionales en el sector de educación.

Ericka Barrantes

Directora de Educación
Universidad Latina

Procuramos un personal docente con experiencia académica y que esté activo en el sistema educativo. Su trayectoria permite traer investigación y reflexión sobre la verdadera labor docente, además del compromiso.
La solidez académica hace posible llevar a las aulas temas actualizados de interés nacional, en mesas de trabajo para generar discusión que permita mejorar la formación de nuestros estudiantes.
Las carreras se actualizan con apoyo de los docentes, curriculistas y especialistas de las áreas, el dominio de un segundo idioma, el emprendimiento y la investigación.

Wálter Peña

Director de Educación
Universidad Americana

Estamos en proceso de actualización de todas las carreras de educación y trabajando fuertemente para lograr lo antes posible acreditaciones.
Hacemos una selección rigurosa y los postulantes presentan una prueba ante un tribunal de docentes de posgrado, de manera que nuestros estudiantes tengan profesores con experiencia, formación docente, excelentes pedagogos y que estén laborando en las aulas.
Nuestros docentes participan en procesos formativos de Laureate con el objetivo de mantenerse actualizados tanto en contenidos propios de docencia, como en el desarrollo de habilidades tecnológicas.

Silvia Castro

Rectora
Ulacit

La oferta de carreras en el área de educación se actualiza mediante la revisión del plan vigente contra los referentes universales, a efecto de asegurar que cumplen con estándares de formación en el área de la educación a nivel internacional.
Se facilitan de esta forma estándares internacionales y la movilidad de los profesionales. La más reciente modificación de la carrera de enseñanza del inglés se encuentra en espera de que el Conesup la apruebe desde diciembre de 2012.

Vivian Bagnarello

Vicerrectoría de Calidad y Desarrollo Académico
Universidad Hispanoamericana

La universidad está en un proceso de acreditación de todas las carreras de educación con el Sinaes.
Contamos con seis programas de enseñanza preescolar, preescolar bilingüe, enseñanza del inglés, preescolar con énfasis en estimulación lingüística.
Todas están siendo evaluadas en inglés, por ser requisito de gran necesitad, actualizando todos los perfiles para alcanzar el 80% de todos los programas.

 

Ver comentarios