Educación pública retrocede en comparación con Chile y Uruguay
Shutterstock/La República
Enviar

RESUMEN EJECUTIVO

En los últimos años se han visto varios avances en el sistema de educación pública, incluidos el mejoramiento de la enseñanza en inglés y la ampliación del acceso a las computadoras.

Sin embargo, la calidad de la educación pública está estancada, viendo los resultados de las pruebas nacionales, o incluso en declive, en comparación con otros países latinoamericanos, ya que hubo pocos avances en algunas áreas críticas, como las evaluaciones de los maestros, tampoco ha mejorado la forma en cómo se educa a las educadores.

Mientras tanto, el presupuesto dedicado a la educación pública es bastante mayor que en Chile, país que nos supera.
 



Colaboró Karla Barquero

El sistema de educación pública presenta varias mejoras en los últimos años en cuanto a la enseñanza de un segundo idioma y el acceso a la tecnología.

En idiomas se cambiaron los programas de inglés para “pulir” el aprendizaje de los estudiantes y que una vez que egresen del sistema educativo posean el nivel de domino del idioma que requieren los empresarios.

También, se ha desarrollado un plan piloto para enseñar el portugués en algunos centros de estudio, mientras el programa “Hablemos mandarín”, ya ofrece la enseñanza del idioma en seis colegios.

En lo que a tecnologías se refiere, se prevé que para dentro de dos años, el 100% de los estudiantes tendrá a mano una computadora, gracias al programa conjunto del Ministerio de Educación Pública y la Fundación Omar Dengo.

El nivel de cobertura actual abarca al 84% de la población estudiantil.



Sin embargo, persisten los atrasos en algunas áreas críticas.

Entre las más importantes, el Ministerio de Educación Pública (MEP) carece de una evaluación general de docentes, a la cual los sindicatos se oponen, por considerar que la calidad de la enseñanza es algo difícil de medir.

La evaluación es una práctica común en varios sistemas educativos en el mundo, incluso la fundación de Bill Gates  —fundador de Microsoft— y Melinda Gates, está invirtiendo en un extenso programa para analizar cómo mejorar la educación de los menores, tras la medición efectiva de los maestros.

Tampoco hay mejoras en la formación de los docentes, que pueden tomar cursos de capacitación del propio MEP; sin embargo, no son obligatorios.

Mientras tanto, la calidad de la educación pública está estancada, según las notas del  examen del bachillerato.

El promedio del 71,2% en 2015 —último año disponible—  es un punto porcentual menor que el nivel de dos años anteriores, y bastante inferior al 78,2%, alcanzado en 2002.

La misma tendencia se ve en los resultados del Programa para la Evaluación Internacional de los Alumnos (PISA por sus siglas en inglés), un certamen internacional administrado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

Se trata de una brecha cada vez mayor entre el puntaje con otros países como Chile, líder consistente latinoamericano en el programa, que se realiza cada tres años a un grupo de 5 mil estudiantes típicos de noveno grado en cada país.



Uruguay en la prueba de 2015, entregada el año pasado, llegó a la segunda casilla del continente, desplazando a Costa Rica, mientras Colombia casi alcanza el puntaje nacional, tras varios años de registrar niveles bajos.

Esto en un contexto en que Latinoamérica se coloca en el último cuarto del listado de los países participantes, presidido por China/Shanghái, Hong Kong, Japón, Singapur, Taipéi y Corea, mientras algunos países occidentales también figuran entre los líderes, sobre todo Canadá, Estonia y Finlandia.

Casi todos los participantes del certamen PISA son los países de Europa, Asia Oriental y las Américas, mientras que ni los caribeños ni —con la excepción de Marruecos—  los africanos se han inscrito.

Costa Rica actualmente está solicitando la membresía en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), cuyo objetivo principal es hacer y compartir las investigaciones sociales y económicas de primer orden, entre los países integrantes, casi todos económicamente avanzados.

En cuanto al costo del sistema de educación pública, Chile obtiene buenos resultados en la prueba internacional, mientras invierte el 3,5% del valor de la producción anual en la educación pública, de acuerdo con los datos de 2013, los últimos disponibles.

En cambio, la inversión costarricense en esa fecha era del 6,3% del PIB.
 

 

 
Ver comentarios