Sistema de buses necesita “overhaul” urgente
Enviar

Para mitigar el impacto de las presas, y asegurar un precio justo para los pasajeros, entre otros problemas, urge una revisión del sistema de buses, el cual es controlado por el Consejo de Transporte Público y las empresas autobuseras, que forman parte de la junta directiva.

Así coinciden varios expertos, autoridades y usuarios del servicio, poco antes de la presentación de un nuevo modelo tarifario por parte de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos, programada para el 4 de diciembre.

Por otro lado, es fundamental que cualquier cambio que se haga tome en consideración todos los costos operativos, inversión y una ganancia razonable, dicen las cámaras autobuseras, que amenazan con paralizar el servicio, si les imponen cambios inviables.

Entre las dudas acerca del sistema, está la importancia de poner en marcha un método de cobro electrónico, para resolver el problema de la carencia de datos fidedignos sobre la demanda del servicio en diferentes rutas.

Actualmente, una empresa podría unilateralmente reportar una cifra baja de pasajeros, con el fin de obtener una mayor tarifa, dado que son los propios autobuseros quienes reportan la cantidad de usuarios por línea a la Aresep.



Otro asunto tiene que ver con el caótico sistema de buses, el cual permite que innumerables líneas circulen por la misma ruta, tal y como sucede en el Paseo Colón y Avenida 2, donde al menos 70 rutas coinciden diariamente.

Es ahí donde un modelo de sectorización sería beneficioso, al agrupar varias líneas en unan gran terminal, y así reducir la cantidad de unidades que circulan por un mismo sector.

No obstante, este tipo de plan no ha podido impulsarse básicamente por la falta de apoyo de autobuseros y hasta municipalidades.

Asimismo, existe poca transparencia en cuanto al modelo impositivo, que le permite a una empresa de autobuses conseguir hasta una doble ganancia, a través de la compra y venta de unidades.

Reformar el sistema de buses se convirtió en un tema de campaña, ya que su caótico sistema contribuye ampliamente en la pérdida de tiempo, calidad de vida y dinero para las empresas y los ciudadanos, por un valor superior a los $500 millones al año, de acuerdo con el Estado de la Nación. 

Entretanto, los autobuseros insisten en que están anuentes a colaborar, siempre y cuando no les impongan un modelo tarifario ruinoso y se permita hacer las inversiones necesarias de forma paulatina.

Por eso, solicitan una comisión mixta para una discusión técnica y jurídica sobre las particularidades del sistema de buses.

El foro de discusión debería estar integrado por funcionarios de la Aresep, representantes del sector y la Defensoría de los Habitantes.


Revisión


Varios aspectos del sistema de buses deben revisarse.

Demanda incierta El número de pasajeros por ruta es incierto, ya que el Gobierno valida, sin fiscalizar, la totalidad de los datos que ofrecen los autobuseros.

Doble ganancia El sistema de tarifas actual permite a los empresarios recuperar la inversión de las nuevas unidades al cabo de siete años, y a pesar de que pueden usar el autobús por un periodo similar, estos prefieren venderlo y ganarse “una extra”.

Juez y parte Los autobuseros forman parte del CTP, por lo que participan directamente en las decisiones que toma el Gobierno sobre este negocio.
En ese sentido, podrían obstaculizar los proyectos de transporte que les afectan, y promueven aquellos que les ayudan a su negocio.

Duplicidad de rutas Se podría estar explotando una cantidad indeterminada de líneas que no son necesarias. Solo en el Paseo Colón circulan más de 70 rutas

Negocio cautivo El negocio de transporte de personas es también “cautivo”, ya que los mismos empresarios evitan la entrada en competencia de nuevos jugadores.


Diferencias


A inicios de diciembre la Aresep hará una audiencia pública para proponer un nuevo modelo tarifario para los buses, el cual es uno de los problemas del sistema de transporte público. Los autobuseros consideran que las condiciones que proponen son ruinosas.

Roberto Jiménez

Regulador
Aresep

El próximo 4 de diciembre vamos a someter a audiencia pública varias mejoras en la metodología ordinaria del sistema de buses.
El análisis comenzó desde el año pasado para todas las metodologías tarifarias, las cuales fueron sometidas a una revisión, con el objetivo de que estos instrumentos se ajusten a la realidad.
Conforme se obtiene más información, se pueden depurar aspectos de costos y variables más precisas, entre otros aspectos.
Buscamos tarifas justas y el equilibrio financiero de las empresas

Liza Castillo

Viceministra Transportes
MOPT

La sectorización tiene como objetivo dar prioridad al transporte público, con el objetivo de que se vuelva más eficiente y así, quienes hoy viajan en carro, decidan dejarlo en casa y utilizar autobuses, lo cual sacaría miles de vehículos de las calles
Ya iniciamos con un plan en Tibás y nuestro objetivo es que el viaje hasta Heredia dure unos 15 minutos en su totalidad.
No ha sido fácil poner en ejecución el plan, ya que hemos topado con la negativa de alcaldes y de algunos autobuseros, pero nosotros iniciaremos con los que sí quieren.

Juan Ricardo Fernández

Presidente
Asociación Consumidores Libres

El sistema de transporte público está colapsado y requiere una revisión urgente Uno de los temas que más nos preocupan es el hecho de que decenas de rutas pasan por el mismo sitio generando grandes presas y tampoco se ha puesto en práctica un cobro electrónico.
Pienso que no ha habido un gobierno con la valentía necesaria para impulsar los cambios necesarios. Ministros, viceministros y otros funcionarios han caído por la presión de este grupo de empresarios.

Silvia Bolaños

Directora ejecutiva
Cámara Nacional de Transporte

La Aresep ya ha reconocido errores en el modelo tarifario que están proponiendo y eso abre una puerta para apilar todo y tratar de llegar a un acuerdo equilibrado.
No obstante, con todo esto, no descartamos el paro, porque han sido muchos años de errores y no nos daremos por satisfechos hasta que el modelo sea el mejor para todas las partes.
Una vez determinados esos cambios y aprobados, serán enviados a consulta pública donde aún los prestadores, usuarios y organizaciones podrán hacer sus respectivas observaciones.

Carlos López

Vocero
Movimiento Transportistas

Las empresas han sido y serán responsables.
Nunca dejaremos de cancelar nada, de asumir nuestras deudas y mucho menos de escondernos.
Hemos endeudado a nuestras familias antes de poner en peligro la prestación del servicio. Somos responsables, pero ya no tenemos más opciones para mantenernos con condiciones tan ruinosas.
Con la aplicación del modelo de Aresep estarían en peligro una serie de pagos que hace el sector empresarial: desde las responsabilidades de salarios hasta los pagos de los créditos bancarios.

 



Ver comentarios