Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Martes 7 Noviembre, 2017

¡Sigo cansado!

Apoyo totalmente a Emilia Navas Aparicio, la nueva fiscal general; al fin terminó la palabreada y aparecen unos detenidos por uno de los relajos que han ocupado los informes de los medios durante meses. El 4 de octubre escribí en este medio que “estaba cansado” porque día tras día se oía de los crímenes pero nunca se acusaba a nadie. Con la Lic. Navas esto ha cambiado, pero ¡sigo cansado!

Sigo cansado porque esto del cementazo es un pequeño resultado de una historia de corrupción, cinismo, ineptitud, y oportunismo que no tiene paralelo en memorias de los últimos 50 años. Comienza con una necesidad urgente para los pobladores del Valle Central; se ocupa una carretera nueva al Aeropuerto Juan Santamaría y Alajuela, extendiéndose hasta San Ramón. El gobierno de Laura Chinchilla opta por una concesión a la empresa GLOBALVIA que habría entregado la obra para la fecha actual. Cuando un grupo llamado “Foro del Occidente” (poblado por los que siempre se oponen a todo) levanta la voz en protesta fundamentalmente por el costo de los peajes, Chinchilla y su gobierno, terriblemente debilitado en 2013 por el total fracaso de “La Trocha” ceden y cancelan el contrato. Pagan precipitadamente $35 millones de indemnización a la empresa constructora. También “tira la toalla” Chinchilla porque el candidato presidencial de Liberación Nacional, Johnny Araya, los dos Solís (Ottón y Luis Guillermo) y otros líderes en campaña hicieron declaraciones en contra de la concesión.

Se anunció que se hará la obra con un fidecomiso y todos los del Foro aplaudieron. Ya no sería un ente “extranjero” privado que construirá esta obra, el gobierno de los ticos se encargaría de realizar una mejor obra y donde los peajes serían “mucho menores” (les viene una sorpresa con esto).



Los trámites duraron pero al final el Banco de Costa Rica BCR asumió la responsabilidad de financiar esta obra. Ningún otro banco, público o privado, se ofreció con distintos argumentos incluyendo dudas sobre su viabilidad.

Por supuesto anunció el gerente general (detenido) de esta institución y su junta directiva (suspendida), que no permitirían que CONAVI o el Ministerio de Obras Públicas supervisaran la construcción. Exigieron independencia y como una de sus primeras acciones decidieron construir con cemento chino, suministrado por una empresa, SINOCEM, que tiene amistades políticas que apenas se están encontrando.

No es exageración decir que la carretera a San Ramón no se iniciará pronto. Y es bastante dudoso que el mismo pueblo (si se le pregunta) vaya a aceptar que el BCR haga esta obra. ¡Por favor! Entonces se pateará la lata para adelante al gobierno que viene; de este se sabe una cosa cierta, no tendrá un cinco. La administración del Partido Acción Ciudadana, PAC, la agrupación oficial de los que dicen no a todo, dijo “sí” a fuertes aumentos en los costos del gobierno mientras que no tuvo éxito en convencer a la Asamblea Legislativa de subir impuestos.

Hay una realidad; en febrero hay que elegir un gobierno que tenga gente capaz.

[email protected]