Logo La República

Martes, 13 de noviembre de 2018



NACIONALES


Si pide prestado en dólares, mejor piénselo…

Rodrigo Díaz | Miércoles 30 octubre, 2013



 

Inteligencia financiera

Si pide prestado en dólares, mejor piénselo…

No será mañana y tal vez no pase antes de que acabe el año. Pero vaya pensándolo muy bien si se decide a tomar un préstamo en dólares.
Los expertos dicen que pronto cada dólar que compre le va a salir más caro. La pregunta no es si sucederá, sino cuándo sucederá.

En Estados Unidos se observan ciertas señales que podrían cambiar las condiciones bajo las cuales el valor del dólar se ha mantenido pegado en el umbral de los 500 colones.

Desde mayo, las autoridades económicas de ese país vienen anunciando que pronto retirarán los estímulos (una inyección económica que realiza el gobierno para reactivar la economía). Lo anterior no ha sucedido, pero es el primer indicio de un alza en las tasas de interés.

Si esto ocurre, es probable que para muchos se vuelva más atractivo invertir en Estados Unidos o en naciones desarrolladas, que en nuestro país. Súmele una posible baja en la calificación de deuda por parte de Fitch, que automáticamente volvería más riesgosos nuestros bonos.

Al ser más rentable Estados Unidos, y menos Costa Rica, los dólares se invertirían en el norte, y en vez de abundancia, tendríamos escasez de moneda extranjera. Así, el valor del dólar empezará a despegarse del  “piso” de 500 colones.

¿Y hasta cuánto podría elevarse? El precio del dólar está definido bajo un sistema de bandas, o límites. El inferior está en 500 colones, pero la banda superior ya sobrepasa los 800 colones.

No se espera, sin embargo, que el dólar suba a ese nivel en el corto plazo. Sería una catástrofe.

En cambio, sí podrían darse algunas alzas y posiblemente hasta el Banco Central intervendría para que no ocurran cambios muy bruscos que afecten a las personas, en especial quienes tienen deudas en moneda extranjera.

Por eso es conveniente que ajuste su bolsillo de acuerdo con lo que pueda pasar.

Si ya tiene un crédito en dólares y falta poco tiempo para cancelarlo, lo mejor es mantener su préstamo con la divisa extranjera un poco más porque a corto plazo no se vislumbra un cambio tan acelerado.

Si todavía le faltan varios años para completar el pago de sus cuotas, acérquese a su banco y analice con ellos su situación. Los ejecutivos realizan sensibilizaciones, es decir, hacen escenarios en los cuales determinan un valor del dólar hipotético un 10% o un 20% mayor al actual.

Si aún con ese análisis le resulta todavía más barato mantenerse en dólares que pasarse a colones, mejor quédese quieto. Recuerde que cada vez que renegocia un crédito, debe pagar comisiones de refinanciamiento que le encarecen el préstamo.

Pero no se quede de brazos cruzados. Si tiene ahorros en dólares, no los colonice todavía; téngalos como respaldo en caso de que necesite hacer amortizaciones.

Dedique también un monto de sus ingresos para hacer aportes adicionales a su deuda, de modo que cuando venga el alza en dólares, el impacto sea menos fuerte para su bolsillo.