“Si me duermo en los laureles, pierdo”
En los FitGames en Venezuela, Gonzalo se dejó el segundo lugar en su categoría y venció a los mejores exponentes de la región. Reebok/La República
Enviar

Si bien no existe un ranking nacional en el país, Gonzalo Herrera es unánimemente el mejor crossfitero de nuestro país al ganar en dos años consecutivos, el evento más importante de Costa Rica, el WodFest, entre otros más.

Los torneos cada vez reúnen a más fanáticos, los gimnasios se convierten en templos de fuerza mientras los competidores se alinean para realizar las distintas pruebas.

Durante las pruebas los crossfiteros lo dan todo en los diferentes “workouts”, que ponen a prueba el físico y la mente. Darse por vencido no es una opción.

Interesantemente, el apoyo entre rivales, incluso en competencia, es uno de los valores a destacar, y uno de los factores más importantes para Herrera, quien carga, según sus contrincante, el listón de oro.

“Hay varios atletas a nivel nacional muy buenos. Todos ellos me recuerdan día a día que si me duermo en los laureles, pierdo. Tengo la dicha de que también son mis amigos entonces nos motivamos a dar lo mejor de cada uno, día tras día. La competencia es muy sana”, afirmó el crossfitero de 26 años.

Comenzó su participación apenas hace cuatro años y se afianzó inmediatamente. “Me enamoré de la práctica y a los seis meses ya quería ser competitivo”, dijo recordando sus inicios.

A pesar de su éxito a nivel nacional, asegura que le falta mucho por recorrer y debe entrenar religiosamente para mantenerse en la cima.

“No me considero el mejor del país. He tenido la dicha y la oportunidad de ganar el Open y WodFest dos años consecutivos pero creo que varios tenemos un nivel muy parecido. Creo que lo más fuerte que tengo es mi mente a la hora de competir y la disciplina y seriedad con la que tomo mi entrenamiento”, añadió.

Este segundo semestre Herrera se concentrará en clasificar a Wodapalooza, uno de los eventos más importantes del mundo, donde participan hasta 1.500 atletas de más de 30 países. La clasificatoria es en octubre y en caso de ingresar, viajará a Miami en enero a competir.

Las pruebas de crossfit varían de torneo a torneo y de ahí la importancia de una preparación completa que incluya levantamientos, gimnasia y resistencia cardiovascular, entre otras cosas.

“Realmente es un deporte muy completo. El nivel de exigencia es alto y la recuperación es fundamental en el proceso, por lo que trato de concentrarme solo en esto”, afirmó.

Afortunadamente las lesiones no han sido impedimento en su carrera deportiva y espera seguir compitiendo al máximo nivel por muchos años más.

“La verdad, no tengo una edad en la cual pienso retirarme. Por el momento y gracias a Dios tengo salud y estoy en una etapa de la vida en la cual tengo tiempo para entrenar lo necesario. Mientras lo disfrute la idea es continuar compitiendo”, finalizó.

 

Ver comentarios