Enviar

Descargas costarían hasta ¢8 mil por película

Serán atractivos planes celulares prepago

En agosto terminará la conexión móvil ilimitada a Internet

Resumen ejecutivo
Muchos usuarios de smartphones cambiarían sus planes de telefonía celular a prepago, o controlarían el consumo pospago, para evitar un alto cargo mensual.
Las descargas móviles de grandes archivos como películas y videojuegos serán más caras que ahora, tras la introducción en agosto de la política de cobro por descarga.
Actualmente, Claro, Kölbi y Movistar cobran una tarifa fija para los planes mensuales, independientemente de la cantidad de datos que se descarguen.

201406152150230.n1111.jpg
Muchos usuarios de smartphones cambiarían sus planes de telefonía celular a prepago, o se limitarían a utilizar las redes Wi-Fi, para evitar un alto cargo en su recibo mensual.
De lo contrario, enfrentarían una factura potencialmente más alta, si descargan una cantidad significativa de archivos pesados, como películas o videojuegos, resultado de una nueva política de facturación de Internet móvil, que iniciaría en agosto.
Los operadores de telefonía móvil y el Gobierno todavía no han terminado de definir los detalles del nuevo plan.
Lo más probable es que los operadores ofrezcan paquetes de varios precios, dependiendo de la cantidad de información que el usuario desea descargar.
Sin embargo, en términos generales, los usuarios de smartphones que superen un Gigabyte podrían pagar hasta unos ¢8 mil.
Se trataría de miles de colones mensuales solo para ver una película por semana, dependiendo de su extensión, así como del formato.
El streaming de una película estándar de 90 minutos podría consumir unos 250 Megabytes, mientras una de alta definición pesaría hasta 2 Gigabytes.
El monto dependería del precio fijado por el operador, que podría ser menor que esa cifra.
De no tomar alguna medida de control, un cliente pospago con el nuevo esquema de facturación, no sabría hasta el final del mes, lo que tendría que pagar al operador.
Para evitar la mala sorpresa de una factura de hasta decenas de miles de colones, el usuario tendría varias opciones, siendo una el prepago, que sería del monto que uno quiera, por el derecho de descargar una cantidad específica de datos.
Otra alternativa sería mantenerse en el plan pospago, que igual contempla una cantidad de datos determinada, a cambio de un precio fijo.
Sin embargo, sería posible enfrentar una alta factura, al sobrepasar el monto límite.
Esto se podría evitar este riesgo, al habilitar una opción de su smartphone, que le señale, que ha llegado a la cantidad pactada, de modo que usted no descargue otros archivos pesados.
Con un adecuado control del uso, el plan pospago tiende a ser más cómodo que el prepago, dado que normalmente incluye un descuento por volumen.
Aparte de esto, los usuarios móviles siempre pueden descargar los archivos que deseen, mediante una conexión Wi-Fi, cuyos costos no están variando.
El nuevo sistema de facturación refleja los costos que enfrentan los operadores de telefonía móvil, que actualmente ofrecen el servicio de Internet móvil ilimitado.
Con el aumento de la penetración de los smartphones, muchas personas descargan varios archivos, incluyendo películas y videojuegos, que son caros de enviar.
El mecanismo para transmitir los datos es similar al de un flujo de agua, cuantas más personas usan más agua, se tiene que invertir dinero para mejorar las tuberías y bombas.
Un operador necesita más energía eléctrica, junto con torres y antenas adicionales, para recibir y entregar una cantidad mayor de conexiones que viajan por fotones.
Los fotones son las partículas elementales, que transportan los datos a través del aire y el espacio.
Lo que se propone hacer en Costa Rica es parecido a lo hecho en la mayoría de los países, que al igual que acá, están enfrentando la saturación de las redes móviles por el alto consumo de datos.

201406152150230.n111.jpg

Johnny Castro*
[email protected]
@La_Republica

Colaboró Ericka Morera

Ver comentarios