Segunda ronda será el domingo de Resurrección
Enviar

Si en febrero los costarricenses no eligen al nuevo presidente de la República, la segunda ronda electoral coincidirá con el domingo de Resurrección de la Semana Santa 2018, es decir, el 1 de abril.


De esta forma, una buena cantidad de costarricenses tendrían que elegir entre acortar su periodo de vacaciones, o bien, no sufragar.


Esto, porque el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) no modificará la fecha del posible desempate electoral y tampoco se cambiará el padrón, ni el domicilio electoral.


La coincidencia de las dos actividades sería un dolor de cabeza para los partidos, no solo porque se dispararía el abstencionismo, sino también porque este hecho podría inclinar la balanza para alguno de los candidatos participantes.


En 2014, el abstencionismo en segunda ronda ascendió a un 43,3%, mientras que en 2002 fue de 38,8%.


Y es que para una buena parte de los costarricenses, la Semana Santa se ha convertido en un espacio vacacional en playas y montañas, por lo que se estima que más de 1 millón de personas dejen la Gran Área Metropolitana para esos días.


“Se trata de un mandato constitucional, que establece que una eventual segunda ronda se realizaría el primer domingo de abril y por ello, el TSE no puede hacer ningún tipo de excepción. Por otra parte, la ley establece que no habrá modificaciones en cuanto al domicilio y padrón electoral, por lo que aplican las mismas reglas de una primera ronda”, dijo Esteban Durán, encargado del área de Desarrollo Electoral del TSE.


En estos momentos, la posibilidad de una segunda ronda la señalan diversas encuestas como el CIEP de la UCR, Opol Consultores y CID Gallup, que han determinado que ninguno de los candidatos obtendría un 40% de los votos válidos para evitar un desempate.


La medición más reciente —que pertenece a Opol y se hizo a finales de octubre— establece que Antonio Álvarez de Liberación Nacional (15,6%) y Juan Diego Castro del Partido Integración Nacional (11,8%), serían los dos candidatos con un lugar en la segunda ronda, aunque aún habría un 21,6% de personas que no han decidido a quién apoyar y un 28,8% de abstencionistas.


La coincidencia de fechas es un problema que ya ha sido detectado por los partidos políticos, quienes reconocen que de seguro el abstencionismo subiría y que sería “pertinente” revisar si se puede modificar el calendario electoral.


“Sin duda este será un tema que podría afectar la participación electoral, por lo que nos parece pertinente determinar si se puede modificar legalmente la fecha de la elección”, indicó Camilo Saldarriaga, gerente de campaña del PAC.


Mientras tanto, Otto Guevara, candidato del Movimiento Libertario se opuso a esta posibilidad, ya que el nuevo gobernante tendría tan solo un mes para conformar su gabinete antes de jurar el 8 mayo siguiente para su periodo presidencial.


Aunque Liberación Nacional confía en ganar en una primera ronda, el comando verdiblanco sí guardará una reserva importante de recursos para enfrentar una eventual segunda ronda, la cual añadiría dos meses a la campaña electoral, confirmó Francisco Chacón a LA REPÚBLICA.

 


Reglas claras


En caso de que haya una segunda ronda, el TSE ya tiene las reglas previstas.

Fuente: TSE.


Ver comentarios