Enviar

El que más plata recibe es Liberación, apenas ¢2,4 millones por mes

Secas donaciones políticas

Campaña se acerca con necesidad de recursos por parte de los partidos

201308112208140.n44.jpg
A la hora de acudir a la fuente de las donaciones, los partidos políticos no han tenido mucha suerte, pues durante el último año ha permanecido casi seca.
Pocas personas se han encargado de —literalmente— mantener mes a mes las arcas de los partidos. En la mayoría de los casos los máximos donantes son miembros cercanos de la agrupación, como diputados, representantes de las cúpulas directivas o aspirantes a algún puesto de elección.
La agrupación que en el último año ha recibido más dinero fue Liberación Nacional (PLN).
Los verdiblancos han captado unos ¢2,4 millones en promedio cada mes, según el último corte publicado por el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE).
Sin embargo en su caso se debe tomar en cuenta el pago realizado por Johnny Araya por su candidatura. El desembolso fue de unos ¢30 millones en el primer trimestre del año, con lo cual cubrió casi la totalidad de las donaciones de ese periodo.
El resto de donantes fueron con niveles bajos. Se trata en su mayoría del pago tradicional que hacen las personas por la llamada militancia; es decir, el derecho de permanecer dentro del Partido, con pagos que rondan los ¢5 mil mensuales.
Esto es una tendencia que se repite en todas las agrupaciones, que reportan casi los mismos nombres en todos los periodos.
En la mayoría de los casos oscila entre las 25 y 50 personas, según un análisis elaborado por LA REPÚBLICA con base en los datos emanados del TSE, en el periodo que va de enero 2012 a marzo 2013.
La agrupación que menos recursos ha recibido fue la Unidad Social Cristiana (PUSC) que en promedio obtuvo unos ¢100 mil mensuales, aunque han existido periodos completos en los que no ha reportado ni un solo céntimo como recibido ante el TSE.
Así ocurrió entre julio de 2012 y marzo del presente año, cuando los estados reportados ante el Tribunal estuvieron vacíos.
Estos montos resultan risibles y ponen en apuros a los partidos, pues con ello, no pueden ni siquiera pensar en arrancar una campaña electoral y financiar todos los gastos que esta implica.
De ahí que existe gran interés a nivel político en que se pueda adelantar la obtención de recursos del Estado a través de la denominada deuda política, que repartiría unos ¢37 mil millones entre los distintos grupos que libren la lucha electoral.
Esta es una disputa que se encuentra actualmente en discusión y que mantiene enfrentados a partidos de oposición con el Gobierno, pues para modificar las reglas, es necesario un cambio en la ley.
Otro movimiento que intentan hacer algunos partidos es permitir que sociedades anónimas donen en la campaña electoral, algo que hoy está prohibido.
Esto abriría el portillo a que empresas y grupos económicos más fuertes, hagan aportes más grandes a los políticos, situación que en el pasado se prohibió con la idea de evitar suspicacias con el ofrecimiento de esos recursos.

201308112208140.n4.jpg

Luis Valverde
[email protected]
Colaboró Luis Cascante

Ver comentarios