Pedro Oller

Pedro Oller

Enviar
Martes 20 Diciembre, 2011


Saudade


Saudade (del portugués saudade)1 es un vocablo de difícil definición incorporado al español empleado en portugués y también en lengua gallega, que expresa un sentimiento afectivo primario, próximo a la melancolía, estimulado por la distancia temporal o espacial a algo amado y que implica el deseo de resolver esa distancia
Hoy escribo desde un rincón del alma.
Con profundo cariño, respeto y admiración por los jugadores del Club Sport Herediano y su cuerpo técnico. Dieron todo ayer. No era fácil pero llegaron prontos al reto.
No se nos dio y así son las cosas a menudo en la vida.
Las respuestas eluden la lógica y la razón pero son contundentes: Liga Deportiva Alajuelense es tricampeón nacional porque ganó en la ronda de penales.
Capítulo aparte.
No se trata de lo que no se hizo, o de lo que se hizo mal. No se trata simplemente del mechudo o las camisetas. Esto tiene que ver con una afición noble y entregada, ayer más que nunca, que merece un campeonato por su lealtad.
Y eso, se puede perder en medio del ruido. Más no debe. Como tampoco la disconformidad por los errores administrativos que ensombrecieron la final.
Yo tampoco quiero a Mario Sotela al frente de un equipo que no es suyo, que evidentemente no le pertenece porque ahora está urgido de dinero y las nefastas camisetas de Liberia Mía solo lo confirman. Doña Roxie tiene sito en el corazón de la afición florense pero Mario Sotela jamás lo logrará.
La provincia de Heredia vivió unos días de ilusión y magia plena. Nos encontramos todos en el sueño que representa no solo el título 22, sino también la alegría compartida.
Eso no se lo roba nadie, como nadie puede estampar sentimientos que no son suyos sin dejar manifiesta esa mentira. Así le represente un montón de dólares.
El Club Sport Herediano se merece un campeonato. Seguiremos esperando pacientemente y, respetuosos de los fallos y criterios que regulan el fútbol, para que se dé. No deberían vernos en mesas de apelación. Tras el bochornoso espectáculo en el Rosabal Cordero del 4-0, poco ganan quienes reculan.
Esa es nuestra realidad hoy. Dolida y sentida, golpeada por el resultado pero henchida por mantenerse deportivamente apegados a una tradición y a un sentimiento.
Por eso les apoyó un pueblo que ahora alardea de ciudad y que se llama Heredia. Por eso también, les seguimos con certeza quienes somos heredianos, nos confesamos en los principios que el equipo representa (uno de ellos, señor Sotela es humildad) y no claudicamos a pesar los fracasos.
Tenemos mucho para darlo por perdido. Bueno sería empezar por reconstruir lo que se ha hecho bien. Ahora quiero repetir el casete con los míos. Creo que deportivamente, tenemos materia para hacerlo.

Pedro Oller