Enviar
Rudisha voló en Berlín
A la atleta Semenya se le acabó el martirio de su género

El keniano David Rudisha, de 21 años, puso ayer su sello a la reunión de Berlín rompiendo el récord mundial de los 800 metros al correr la distancia en 1:41:09, dos centésimas por debajo del registro que tenía el danés -también nacido en Kenia- Wilson Kipketer desde el 24 de agosto de 1997.
El récord de Rudisha hizo pasar a un segundo plano el regreso a la capital alemana de la sudafricana Caster Semenya, campeona mundial de 800, que corrió ayer su tercera competición desde que regresó a las pistas tras un calvario de 11 meses en los que tuvo que someterse a diversas pruebas médicas para confirmar su feminidad.
Semenya ganó en los 800 metros y, desde su regreso a las pistas, logró por primera vez bajar de los dos minutos para terminar la carrera en 1:59.90.
"Mi meta era correr por debajo de los dos minutos y lo conseguí", dijo la atleta, que se declaró además satisfecha de volver a estar en Berlín tras su triunfo en los Mundiales de hace un año, que dio comienzo a su calvario e hizo que se intensificara la discusión sobre su sexo.
El personaje de ayer, sin embargo, fue Rudisha con su fulminante récord del mundo en una carrera en la que hizo una auténtica demostración de superioridad sobre todos sus rivales.
Rudisha dominó la carrera de punta a punta sacando una clara ventaja a sus competidores y tuvo que correr los últimos trescientos metros prácticamente en solitario.
Rudisha fue presentado como uno de los grandes atractivos de la reunión de Berlín a la que llegó con la segunda mejor marca de todos los tiempos (1:41.51) y se dijo que, si continuaba su progresión, era de esperar que tarde o temprano terminaría rompiendo el récord de Kipketer.
La liebre fue el también keniano Sammy Tangui, que completó la primera vuelta en 48.65, para dejar luego a Rudisha sólo ante su objetivo y con sus perseguidores viéndole la espalda desde una distancia casi astronómica.
Rudisha es el único atleta en activo que ha bajado de la barrera mágica de los 1:42 y antes de él sólo lo habían logrado Kipketer y el legendario Sebastian Coe, hoy presidente del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Londres 2012.
Otro de los protagonistas de la jornada de ayer fue el etíope Tariku Bekele, que se impuso con claridad en los 3.000 metros y logró la mejor marca mundial del año con un registro de 7:28.99.

Berlín
EFE


Ver comentarios