Rocoso camino al Olimpo
Nadal ocupa el sétimo puesto histórico con más semanas en el número uno (142). Archivo/La República
Enviar

El tenista español, Rafael Nadal, regresó ayer a la cima del ranking de la ATP con el que destronó al británico Andy Murray.

En este 2017 en el que se ha recuperado de todas las lesiones, fue finalista en el Abierto de Australia, Acapulco y el Masters de Miami. Ya en la temporada de tierra encadenó los títulos en Barcelona, Mutua Madrid Open, Montecarlo y su décimo Roland Garros.

La hierba no se le dio tan bien y resbaló en octavos, y ya en la temporada de pista rápida ha cosechado unos octavos y la ronda de cuartos en Cincinnati.

Pero su ruta para recuperar la cúspide fue toda una odisea. El 1° de julio de 2014 Rafa cayó en los octavos de final de Wimbledon ante el australiano Nick Kyrgios, en la que fue la última vez que ocupó el número uno, hasta ayer.

En un entrenamiento en su natal Manacor, el español realizó un golpe que le terminó por lesionar la muñeca izquierda, tanto que tuvo que rescindir de participar en el US Open ese año.

Luego de recuperarse, una apendicitis lo obligó a mantenerse fuera de las canchas por unas semanas más.

En 2015, tras un par de meses descansando, su reaparición no fue la que todos esperaban. El reposo lo hizo perder el ritmo, cayó ante jugadores que no debían ser rivales para él y en su regreso a un torneo grande, específicamente en Australia, se extravió en cuartos de final y fue fácilmente derrotado ante el checo Tomas Berdych.

Luego llegaron los torneos en tierra batida, el escenario ideal para componerse y recuperar su estrella, sin embargo, Novak Djokovic lo dejó ganar a penas nueve juegos antes de eliminarlo en cuartos de final.

Ese año por poco sale del Top 10 pero algunas victorias en Hamburgo, Pekín y Basilea lo salvaron del desastre.

Vino el US Open nuevamente y el español sufrió una de las derrotas más dolorosas y prematuras en su carrera al caer en tercera ronda frente al italiano Fabio Fognini.

El 2016 arrancó de la manera en que terminó el año anterior. Inició con una final en Doha y Djokovic le asestó una derrota. Fernando Verdasco en primera ronda del Abierto de Australia le dejó fuera. Thiem en Argentina y Cuevas en Brasil le despidieron en semifinales y lo dejaron herido.

Montecarlo supondría el punto de inflexión en su mejora. Después de un gran torneo, Rafa rompía a llorar tras ganar en la final a Gael Monfils. Era su primer gran título en dos años.

Después ganaría en Barcelona y cuando parecía que volvería al ser el de antes, Rafa convocó a conferencia de prensa y anunció su retiro temporal por una recaída en la lesión de muñeca.

Regresó en las Olimpiadas en Río, donde ganaría el oro en dobles, aunque el japonés Kei Nishikori le arrebató el bronce.

Para terminar de recuperarse de sus lesiones, Rafa deja las canchas nuevamente para iniciar 2017 de cero. Contrató a Carlos Moya como su nuevo entrenador e inició el ascenso.

Si bien no ganó el Abierto de Australia, Rafa accedió a la final y sucumbió ante Roger Federer.

Pero a partir de ahí, su ascenso fue meteórico. Con finales en Acapulco y Miami, Rafa gana en Montecarlo con tremenda superioridad. Hace lo mismo en Barcelona y Madrid y cae en Roma después de un último mes muy intenso.

Su preparación para Roland Garros fue más que perfecta y eso se pudo ver en un torneo sencillamente espectacular. El mallorquín logró su mejor actuación en París, donde ganó el título pasando por encima de todos sus rivales y sin perder ni un solo set.

Con los octavos de Wimbledon y Montreal, Rafa lograba los puntos necesarios para suceder a Murray en la clasificación y volver a ser número uno.

 

Ranking ATP

1. Rafael Nadal
2. Andy Murray
3. Roger Federer
4. Stan Wawrinka
5. Novak Djokovic
6. Alexander Zverev
7. Marin Cilic
8. Dominic Thiem
9.Grigor Dimitrov
10.Kei Nishikori

 

Ver comentarios