Enviar
Ritmo de juego ¿pobre excusa?
El argumento del técnico morado se cae por su propio peso

Cristian Williams
[email protected]

Tras caer por 2-0 ante el Cruz Azul, el técnico de Saprissa, Jeaustin Campos, excusó la derrota con que el nivel y ritmo de juego que se practica en Costa Rica es muy diferente al que practicó su rival.
“El ritmo en Costa Rica es diferente. Es complicado entrar a un ritmo de partido al cual no estamos acostumbrados. Sabíamos por dónde nos podía hacer daño Cruz Azul”, declaró el estratega.
Entrenadores consultados por LA REPUBLICA aseguran que todo el mundo tiene claro que en México se juega a un ritmo más acelerado que en Costa Rica, por lo tanto no sirve de pretexto.
El uruguayo Julio César “Pocho” Cortés, quien jugó en México, expresó que respeta el pensamiento de Campos, pero que el tema del ritmo es algo que todo el mundo sabe desde siempre.
“Sí es cierto que el ritmo es diferente, pero eso ha sido siempre. Costa Rica está acostumbrada a otro ritmo, pero el miércoles se vio una superioridad total, más allá del ritmo de juego”, acotó el uruguayo.
No puede ser posible, dijo Cortés, que con la tecnología actual que permite tener muy claro cómo juega el rival, verse sorprendido por un aspecto de ritmo de juego. “Ahora, si uno tiene un carro que solo anda a 40 kilómetros por hora, por más que quiera no alcanzará a otro que anda a 80 k/h”, sentenció.
Por su parte Johnny Chaves, entrenador de la Universidad de Costa Rica, afirmó que para justificar una derrota como la del miércoles, no solo se puede apostar al ritmo.
“Eso puede afectarle a otro equipo, pero no a Saprissa que a cada rato va a México, allí hizo su pretemporada y sus jugadores tienen mucho recorrido internacional”, apuntó.
Al igual que Julio César, piensa que cuando se tiene un partido se analiza muy bien al oponente para no verse sorprendido por factores tan comunes como un ritmo más acelerado.
“Ahora, se ve que hubo fallas en el aspecto táctico y en la calidad de los jugadores, en el fútbol esto es determinante”, concluyó.


Ver comentarios