Logo La República

Lunes, 17 de diciembre de 2018



ACCIÓN


¡Resurgió el Tiburón!

Walter Herrera [email protected] | Lunes 30 mayo, 2016

En la línea de meta, Vincenzo Nibali celebró en Turín su segundo Giro en la edición 99. LUK BENIES-AFP/LA REPÚBLICA


Los italianos son sinónimo de pasión, entusiasmo, caos y por qué no hasta locura. Este Giro 2016 tuvo un final de película y quien parecía desahuciado y sin opciones, resurgió en los Alpes y conquistó su segundo Giro de Italia; Vincenzo Nibali es ahora el Tiburón Rosa.
A sus 31 años y después de una edición sufrida, el siciliano remontó hasta cuatro posiciones desde abajo en la última semana para asaltar las montañas más complicadas en Europa.
El del Astana suma así su cuarta gran vuelta y sube de nuevo a lo más alto de un podio en el que le acompañaron el colombiano Esteban Chaves como segundo clasificado y Alejandro Valverde, tercero.
La etapa 19 fue la que marcó la competición. La caída del holandés Kruijswijk, quien lideraba en solitario hasta ese momento, abrió el paso al italiano en la penúltima etapa, la rompepiernas en donde prácticamente selló su Maglia Rosa.
El Tiburón de Mesina llevaba sin encontrar su mejor versión desde que en 2014 ganara el Tour de Francia. En 2015 fue una de sus temporadas más discretas, salvada con un triunfo de etapa en la ronda gala y la victoria en Lombardía, pero manchada por aquella descalificación de la Vuelta a España cuando la cámara del helicóptero recogió a la perfección cómo se agarraba a uno de los carros de equipo.
La última fecha dejó un pequeño sinsabor. Las esperanzas de Giacomo Nizzolo de ganar su primera etapa se desvanecieron al ser descalificado tras haber cruzado primero la meta tras un tramo llano de 163 kilómetros entre Cuneo y Turín.
Parecía que sería una jornada de doble festejo para Italia, pero los jueces determinaron que Nizzolo interfirió en el paso de su compatriota Sacha Modolo en el sprint final.
Por ende la victoria fue adjudicada al alemán Nikias Arndt, con Matteo Trentin segundo y Modolo tercero.
Andrey Amador cruzó la línea de meta en Turín y ratificó su octava posición en la clasificación general.
“Creo que los objetivos del equipo se cumplieron, y a nivel personal estoy satisfecho por cumplir el sueño de vestir la maglia rosa. El Giro es una carrera que me encanta y una experiencia así no la voy a olvidar jamás”, manifestó el ciclista costarricense en su página web.
Movistar Team cierra la corsa rosa con un buen balance: vistiendo un día de rosa con Andrey Amador y con una etapa y el podio para Alejandro Valverde.

Andrey Amador terminó en el top ten de la competencia. LUK BENIES-AFP/LA REPÚBLICA