Logo La República

Jueves, 28 de enero de 2021



NACIONALES


Se trata de la principal causa de consulta, según especialista del Hospital Clínica Bíblica

Resequedad de la córnea y ojo rojo son males frecuentes con la llegada del teletrabajo

Uso de dispositivos como computadoras, celular y otros lo ocasionan, identifique y prevenga los síntomas

Karla Barquero [email protected] | Martes 29 diciembre, 2020

Nelson Bravo, médico oftalmólogo del Hospital Clínica Bíblica.
“La resequedad ocular inicialmente la veíamos en pacientes con enfermedades infl amatorias y mayores. Hoy en día se ha generalizado al resto de población por el uso masivo de computadoras y artefactos tecnológicos”, afi rmó Nelson Bravo, médico oftalmólogo del Hospital Clínica Bíblica. Esteban Monge/La República


Si nota que sus ojos están rojos y los siente resecos, una de las causas es que podría estar pasando mucho tiempo frente a una computadora o dispositivos electrónicos.

El ojo rojo es el signo más común ante cualquier situación de alteración ocular puede ocasionarlo una irritación, una infección, una inflamación, la presencia de un cuerpo extraño, entre otras causas.

“Prácticamente podríamos decir que cualquier cosa puede producir ojo rojo, desde alteraciones muy triviales hasta procesos graves. Con respecto a la superficie ocular, es muy importante saber que esta debe estar siempre húmeda y lubricada, lo cual es realizado por la lágrima, que consta de varios componentes que se producen en la superficie del ojo”, explicó Nelson Bravo, médico oftalmólogo del Hospital Clínica Bíblica.

Lea más: Conozca la oferta de especialidades del Hospital Clínica Bíblica en el oeste capitalino

Por su parte, los trastornos de ojo seco se pueden dar por tres tipos: evaporativo (que es el más frecuente en donde la lágrima se evapora antes de lo debido), por deficiencia acuosa (se ve en enfermedades reumáticas como el síndrome de Sjoegren, un trastorno en el cual se destruyen las glándulas que producen las lágrimas) y neurotrópica (por alteraciones corneales generalmente).

“Hoy podemos citar una cuarta causa que es el síndrome de ojo seco por computadora: normalmente parpadeamos en promedio 20 veces por minuto, pero cuando estamos concentrados y absortos en la computadora, lectura, celulares, tablets, o similares, inconscientemente bajamos el parpadeo a menos de 10 veces por minuto, por lo que no extendemos la lágrima producida y consecuentemente aumenta el índice de evaporación, produciéndose así el ojo seco”, detalló Bravo.

Para identificar si padece de ojo seco reconozca como síntomas más frecuentes: ardor ocular, visión borrosa, ojo rojo, sensación de basuras en el ojo y -como reacción de defensa- lagrimeo secundario.

Se trata de un lagrimeo que se produce debido a la alteración inflamatoria. Esta se da por la lesión a las células por la resequedad y por la fricción que ocurre cada vez que el párpado sube y baja, sin lubricar la superficie.

“La resequedad ocular inicialmente la veíamos en pacientes con enfermedades inflamatorias y mayores. Hoy se ha generalizado al resto de población por el uso masivo de computadoras y artefactos tecnológicos, siendo la causa más frecuente de consulta en pacientes estudiantes, jóvenes, de mediana edad y mayores”, afirmó Bravo.

Lea más: Hospital Clínica Bíblica abrió nueva sede en Santa Ana

Lo mismo sucede con el teletrabajo, e incluso se advierte que mientras más horas se esté frente a una computadora, mayor será la lesión.

Al no tratar el ojo seco podría ir generando cambios estructurales de la superficie ocular, generando mala visión y procesos inflamatorios que podrían general patologías como pterigion, redundancia conjuntival y otras.

Se deben tratar las enfermedades y causas de fondo, para disminuir el cuadro lo más posible y realizar la terapia de sustitución lagrimal, en caso necesario.

Para esto es vital visitar un médico oftalmólogo e iniciar control.

“Es importante hacer notar que en las ópticas nos realizan exámenes para hacer anteojos y lentes de contacto, pero no se evalúa la parte médica como tal”, aclaró el especialista.

Por otra parte, este padecimiento se puede prevenir por medio de ejercicios. Uno de ellos es aplicando la regla “20-20-20”.

“Por cada 20 minutos de trabajo en aparatos electrónicos o de lectura, descansar por 20 segundos viendo a lo lejos a más de 20 pies”, detalló Bravo.

Otro método es tomando conciencia sobre la necesidad de parpadear y ayudarse de un lubricante ocular durante las horas de trabajo con frecuencia horaria.


ACUDA CON EL ESPECIALISTA


Si necesita chequear el estado de salud de sus ojos, puede acudir a la sede de Santa Ana del Hospital Clínica Bíblica.

Sitio web www.clinicabiblica.com
Teléfono 2522-1000
Cita en línea www.mivida.cr
Whatsapp 8529-2100
Correo [email protected]


NOTAS RELACIONADAS


Gerardo Sánchez

Hospital Clínica Bíblica: 91 años brindando seguridad y calidad en su servicio

Martes 14 julio, 2020

Este miércoles se encuentra de aniversario.

Área de Emergencias del Hospital Clínica Bíblica

Hospital Clínica Bíblica robustece la seguridad a sus pacientes en tiempos de COVID-19

Martes 28 abril, 2020

Esta área COVID-19 cuenta con dos enfermeros, un técnico de laboratorio, un técnico de rayos “x” y un médico general.





© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.