Logo La República

Martes, 22 de septiembre de 2020



COLUMNISTAS


Reflexionemos

Sebastián Rodríguez | Viernes 28 diciembre, 2012


Si gastamos todo nuestro tiempo y energía en las cosas pequeñas, nunca tendremos lugar para las cosas que son importantes, las que nos traen felicidad


¿Quiénes Somos?

Reflexionemos

Ya estamos llegando a los últimos días del año y, en estos momentos, muchos reflexionamos acerca de los seres queridos y sobre lo más importante en nuestras vidas. Me gustaría compartir una anécdota que está circulando en las redes sociales.

Un profesor de filosofía, sin decir una palabra, tomó un frasco grande y vacío, luego procedió a llenarlo con pelotas de golf. A continuación le preguntó a sus estudiantes si el frasco estaba lleno. Los estudiantes estuvieron de acuerdo que estaba lleno. El profesor tomó una caja llena de piedritas y la vació dentro del frasco. Sacudió el frasco ligeramente, las piedritas llenaron los espacios vacíos. Después preguntó a los estudiantes si el frasco estaba lleno. De nuevo estuvieron de acuerdo.

Entonces el profesor tomó una caja con arena y la vació dentro del frasco. Por supuesto, la arena llenó todo lo demás. Les preguntó nuevamente si el frasco estaba lleno. Los estudiantes respondieron con un unánime “sí”. El profesor sacó dos cervezas de debajo de la mesa y vertió el contenido de ambas en el frasco y efectivamente llenó todos los espacios vacíos. Los estudiantes se rieron.

Ahora, dijo el profesor mientras la risa se apagaba, quiero que se den cuenta que este frasco representa la vida. Las pelotas de golf son las cosas más importantes: su familia, sus hijos, su salud, sus amigos y sus pasiones favoritas, y si perdiéramos todo lo demás y solo estas quedaran, nuestras vidas aún estarían llenas. Las piedritas son las otras cosas que importan, pero son transitorias, como el trabajo y la casa. La arena es todo lo demás, las cosas pequeñas.

Si colocamos primero la arena o las piedritas en el frasco, no habría espacio para las pelotas de golf. Lo mismo ocurre con la vida. Si gastamos todo nuestro tiempo y energía en las cosas pequeñas, nunca tendremos lugar para las cosas que son importantes, las que nos traen felicidad. El profesor continuó, pasen tiempo con sus hijos, hermanos y padres. Visiten sus abuelos. Lleven a cenar a su pareja. Tenemos que ocuparnos de las cosas que realmente importan. El resto solo es arena.

Uno de los estudiantes levantó la mano y preguntó el significado de las cervezas. El profesor sonrió y dijo: me alegro que lo haya preguntado. Las cervezas solo muestran que no importa cuán ocupada tu vida pueda parecer, siempre hay lugar para un par de cervezas con un amigo.

Quería compartir esta anécdota con todos, porque para mí, este año, más que cualquiera en mi vida, fue testigo de muchos cambios. Unos que nunca me imaginé, pero la vida cambia y nos permite adaptarnos y crecer como personas. Lo que tenemos que darnos cuenta es que en los momentos difíciles, así como en los alegres, siempre vamos a tener al lado a esos familiares y verdaderos amigos. Por lo tanto, lo más importante es cultivar esas relaciones durante todo el año y no esperar hasta el último día. ¡Quiero desearles a todos felices fiestas y un próspero año nuevo!

 

NOTAS ANTERIORES


¿Y las joyas de la abuela?

Martes 22 septiembre, 2020

En momentos como el actual cabe preguntarse, nuevamente, sí será necesario vender las joyas de la abuela.






© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.