Alejandro Madrigal

Alejandro Madrigal

Enviar
Viernes 6 Mayo, 2016

¿Qué está haciendo la oposición?

Hace pocos días la oposición en el Parlamento; integrada en este caso por el PLN, el ML y los mal llamados partidos cristianos, negoció una alianza para controlar el Directorio, con el visto bueno del PUSC, al haber brindado los votos nulos necesarios para que la oposición sumara mayoría frente al bloque que formaron el PAC, el FA y una diputada independiente.
Esta alianza sigue reflejando los peores rostros de la política nacional: política tradicional, conservadurismo, doble discurso, defensa de quienes más tienen y negligencia. Por un lado podemos ver que el ML solamente es oposición al PLN en época de elecciones, el resto del tiempo son aliados naturales, con agendas y votos en la Asamblea similares. Esto ocurre de forma similar con el PUSC y los partidos cristianos. A final la agenda común es enorme y se puede ver claramente que no son ellos los que defienden una Costa Rica con mayor justicia social, con mejores oportunidades y sin discriminación ni injusticias.
El conservadurismo, que va de la mano con la ignorancia, sigue siendo la receta. Son ya varios los partidos que lucran políticamente con la fe de las personas (cosa que debería ser prohibida por constitución) y con la enorme plataforma que les brindan el PLN, el ML y el PUSC; los DDHH y la agenda progresista siguen siendo letra de cambio año con año. Aunque no esté plasmado en el papel, se sabe que un acuerdo con estos partidos implica el no avance de ningún proyecto de ley que derribe barreras discriminatorias en temas de género o sexualidad. Álvarez Desanti posó como un político con posturas progresistas en algunos de estos temas, pero al firmar con esos partidos, vemos que era solo eso, pose. Seguiremos un año más sin avance en DDHH, sin duda.
¿La agenda común? Recortes al gasto público y freno a nuevos impuestos son lo principal. ¿Es esto negligente? Sin duda. En primer lugar porque el gasto público en este país es increíblemente rígido, casi todo está amarrado a leyes e instituciones y es mínimo el margen de acción que tiene el Ejecutivo para reducirlo. Lo más frustrante es que han sido el PLN y el PUSC quienes han hecho que el gasto público sea así, porque antes de 2014 nadie más había gobernado. La responsabilidad sobre el gasto es de ellos.
Luego, en este país, nuestro sistema tributario está completamente atrasado. Quienes más tienen tributan muy poco, sea por bajas cargas a los salarios más altos, y aún más a quienes son dueños de empresas o de capital. Además de que los mecanismos de control tan flojos que tenemos hacen que evadir y eludir sea sumamente fácil. Resulta ilógico e injusto que bajo esas condiciones, la oposición quiera resolver el déficit fiscal a través de reducción del gasto en lugar de nuevos impuestos y controles que hasta la OCDE nos está exigiendo. Aún más injusto oponerse al registro de accionistas, lo cual claramente implica proteger la evasión y la colocación de capitales en paraísos fiscales. Todo ello es defender a quienes más tienen y trasladarles el problema a los empleados públicos y a las familias que dependen de la ayuda social.
Los problemas fiscales y de infraestructura en el país son serios, y el Gobierno tiene claridad de por dónde se deben resolver, pero esas soluciones entran en choque con los intereses económicos de quienes están acostumbrados a dominar. Y hoy tenemos una oposición dirigiendo el Directorio de la Asamblea que está dispuesta a todo para defender esos intereses.

Alejandro Madrigal