Proyecto de auto de Google pierde líderes y ventaja ante rivales
Foto Bloomberg
Enviar

Chris Urmson, el afable experto en robótica que dirigía el proyecto del auto autónomo de Google, solía decir que, cuando su hijo tuviera edad para manejar en 2019, esa tecnología estaría disponible y el adolescente no tendría que rendir una prueba de manejo.

El mes pasado, menos de un año después que el veterano de la industria automotriz John Krafcik tomó a su cargo el proyecto, Urmson dejó la empresa dejando atrás mucho trabajo por hacer: Google aún no ha lanzado un servicio de vehículos autónomos para el público.

Otros importantes tecnólogos también han partido y el progreso ha sido lento. Google, a la que antes se consideraba líder en este campo, ha perdido la ventaja de su condición de pionera frente a otras compañías que van por servicios de autos autoconducidos más prácticos y menos ambiciosos, dijeron ex miembros del proyecto y personas con conocimiento de la situación, que pidieron que no se revelaran sus nombres porque los detalles de la iniciativa son privados.

{l1}google_supera_a_facebook_en_campana_para_llevar_internet_a_india{/l1}

“Necesitan un socio, un equipo de ventas, una estrategia”, señaló Roger Lanctot, director asociado de Global Automotive Practice de Strategy Analytics.

El proyecto de Google se inició en 2009, mucho antes de que las automotrices y la mayoría de las demás compañías pensaran seriamente en esta tecnología. Pero, cuando Singapur presentó el primer servicio de taxis autónomos en agosto, Google no era parte de él. Una pequeña startup llamada nuTonomy aportó la tecnología. Uber,  fundada en 2009 pronto permitirá a los usuarios de su popular aplicación para compartir vehículos utilizar SUVs autónomos de Volvo en Pittsburgh.

Google ha recorrido más de 2,9 millones de kilómetros con sus pruebas en caminos públicos apostando a perfeccionar su software para que pueda resolver situaciones difíciles, como conducir en la nieve. Tesla Motors ya ofrece funciones parcialmente autónomas en más de 70 mil de sus autos eléctricos, y Otto, una startup que dirigen ex miembros del proyecto automovilístico de Google, está desarrollando un sistema de automanejo para camiones en las autopistas, desafío tecnológico más simple que el que enfrenta Google. Uber adquirió a Otto en julio.

{l2}google_estrena_nueva_aplicacion_de_chat{/l2}

“Google todavía tiene un sistema imperfecto y carece de un camino claro para llegar al mercado”, dijo Ajay Juneja, máximo responsable de Speak With Me, que ofrece reconocimiento de voz y tecnologías relacionadas para autos, relojes y otros dispositivos conectados. “¿Cómo habrían hecho para tener algo entregado en este momento?”

Posiblemente lo que más retrasa el programa es la magnitud de las ambiciones de Google. Aspira a revolucionar el transporte por medio de la autonomía total. Al software se lo debe entrenar minuciosamente para que pueda manejar las eventualidades. Entretanto, ya hay métodos para hacer que los autos autónomos sean buenos en lugar de perfectos. Eso ha ayudado a compañías como Uber, Mercedes-Benz de Daimler , Tesla y Volvo Car Group a alcanzar a Google, dijo Juneja.


Ver comentarios