Logo La República

Lunes, 12 de noviembre de 2018



CAMINO ELECCIONES


Próximo presidente deberá cumplir con “Acuerdo Nacional”

Esteban Arrieta [email protected] | Jueves 19 octubre, 2017



Sin importar quién gane las elecciones de febrero 2018, el nuevo presidente de la República ya tendría su palabra empeñada con una ambiciosa agenda de proyectos para sacar al país del atolladero en el que se encuentra.

Se trata del “Acuerdo Nacional por la Costa Rica del Bicentenario”, que firmaron los nueve partidos con representación en la Asamblea Legislativa el año pasado y que hoy vuelve a la palestra a menos de cuatro meses de las elecciones nacionales.

La hoja de ruta incluye la construcción de un tren eléctrico metropolitano, la sectorización del sistema de buses, la reducción del gasto público y la revisión de los salarios públicos —con el objetivo de migrar a un enfoque de idoneidad y eficiencia—, entre otras propuestas. 

Lea más: Partidos empeñan la palabra con ambiciosa agenda

Un total de 59 planes conforman ese gran Acuerdo Nacional y que en principio, tendría que cumplirse de principio a fin.

De lo contrario, habría un reclamo público y una especie de condena moral contra el nuevo presidente, al no cumplir con la palabra que dieron los altos jerarcas de su partido.

“Se puede utilizar como un arma de negociación en el futuro cercano y de seguro, será un tema de demanda ciudadana, ya que hay muchas expectativas. No tenemos una herramienta jurídica para obligar a alguien a cumplirlo, pero sí podemos decir que habría presión de las cámaras, ciudadanía y otros actores para que se cumpla”, dijo Rey Peña, coordinador operativo del Acuerdo Nacional. 

Lea más: Pago de anualidades está fuera de control

La propuesta incluye el establecimiento de un mecanismo para eliminar la credencial de diputado a un legislador que esté siendo cuestionado, pero más importante aún, varios cambios en el reglamento legislativo para adecuar el estudio, discusión y aprobación de proyectos de ley.

De esta forma, se evitaría que ciertas iniciativas se discutan por años sin tomarse ninguna resolución al respecto, como ha pasado con las leyes de nuevos impuestos, el matrimonio igualitario y la revisión de los pluses salariales en el sector público, entre otros temas.

“El proceso no hubiera sido posible sin el trabajo y compromiso de muchas personas a quienes debemos un enorme agradecimiento. Este documento con 59 acuerdos tienen el potencial de cambiar el ritmo de desarrollo y establecer una nueva forma de hacer política en el país”, dijo Miguel Gutiérrez, coordinador de la mesa facilitadora del Acuerdo Nacional.

A menos de cuatro meses de las elecciones, los partidos ya han incorporado parte de las propuestas, como por ejemplo, la construcción de un tren o un metro, así como la reducción del gasto público.

Asimismo, hay interés en revisar las exoneraciones y reducir el tamaño del aparato estatal.

 

Luz verde
Tras un año de negociaciones, los nueve partidos con representación en el Congreso, acordaron darle su apoyo a una serie de planes.

  • Dotar la GAM de un tren eléctrico que conecte Cartago con Alajuela
  • Aprobar la sectorización de las rutas de autobuses y desarrollar carriles exclusivos de paso
  • Construir megaterminales que integren otros servicios de transporte
  • Reformar Conavi y CTP para garantizar plazos razonables en la construcción de obra y ordenamiento de buses
  • Construir Canal Seco desde La Cruz a Limón, para transporte de mercancía.
  • Desacelerar el crecimiento del gasto corriente
  • Migrar a un presupuesto basado en resultados
  • Revisar exoneraciones a empresas
  • Banca de Desarrollo dirigida a quienes no pueden acceder a créditos
  • Fortalecer inspección laboral
  • Reordenamiento de empleo público
  • Fusión de organizaciones sociales para atención de pobreza
  • Habilitar presupuestos plurianuales en municipios
  • Contratación de docentes por idoneidad
  • Ampliar red de cuido para zonas de alta vulnerabilidad
  • Establecer procedimiento para la pérdida de credenciales de diputados
  • Garantizar un plazo adecuado para el estudio, discusión y aprobación de proyectos de ley

Fuente Acuerdo Nacional “Por la Costa Rica del Bicentenario”


NOTAS RELACIONADAS