Partidos empeñan la palabra con ambiciosa agenda
“Con este acuerdo tenemos una ruta clara en muchos temas que espero se materialicen”, dijo Ottón Solís, diputado del PAC y gestor del plan de Acuerdo Nacional. Archivo/La República
Enviar

Los nueve partidos representados en la Asamblea Legislativa empeñaron ayer su palabra con una ambiciosa agenda nacional, la cual tiene como objetivo encaminar a Costa Rica por la senda del desarrollo al cumplir 200 años de vida independiente en 2021.

Un total de 59 planes que van desde el fortalecimiento del régimen municipal, hasta la reforma del reglamento legislativo, conforman el gran “Acuerdo Nacional” que se trabajó durante más de un año y que contó con la participación de las cúpulas de Liberación, el PUSC, el PAC y el Movimiento Libertario, entre otros partidos. 

De todos los temas, la modernización de la infraestructura y el transporte público, así como los cambios en el empleo público, son las áreas que tendrían mayor consenso.

En el primero de los casos, todos los partidos están de acuerdo con impulsar un tren eléctrico para la GAM, así como la sectorización de buses y construir megaterminales. 

Asimismo, se propone la creación de un canal seco de aproximadamente 300 kilómetros con dos líneas ferroviarias para trasladar la carga desde un puerto en el cantón de La Cruz, hasta Puerto Limón, y viceversa.

En ese sentido, se busca también reformar al Conavi y al CTP, para que no se conviertan en un obstáculo.

En el tema del empleo público, los nueve partidos concordaron con la necesidad de privilegiar un sistema de evaluación y de idoneidad que beneficie a quienes cumplan con las metas.

“Estoy muy satisfecho con este gran acuerdo nacional. Con la firma de los nueve partidos en este documento, queda una declaración pública de las principales fuerzas políticas, de lo que se debería hacer por el bien del país”, aseveró Ottón Solís, diputado del PAC y gestor del proyecto Acuerdo Nacional.

Pese a las buenas intenciones y a las negociaciones que se desarrollaron durante más de un año entre los presidentes de los partidos y varios facilitadores de gran renombre, no fue posible llegar a grandes entendimientos en materia fiscal y al rescate del IVM de la Caja.

Es así como por ejemplo, no hay consenso en la aprobación de una renta mundial y global, ni en la devolución del impuesto del IVA para los sectores más desposeídos de la economía.

Mientras que en el caso de la Caja, fracasó una propuesta para darle trámite rápido a cualquier iniciativa que surja de la mesa de diálogo nacional que busca salvaguardar el IVM.

Tampoco se validó la aprobación de un acuerdo para el pago de las deudas del Estado con la Caja, en razón del traslado de los programas del Ministerio de Salud a la seguridad social, ni prosperó un proyecto para exonerar a las pymes del pago parcial de la cuota obrero-patronal.

“Tenemos grandes generalidades en algunos temas y otras propuestas concretas en otros. Al calor del debate que se dé, cada partido pondrá sobre la mesa sus particularidades, pero sabiendo que nos hemos comprometido con una agenda nacional”, dijo Patricia Mora, presidenta del Frente Amplio.

 

 



Ver comentarios