Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Miércoles 6 Junio, 2012


¿Progreso sostenible en Nicaragua?

Desapareció el botadero donde se quemaba la basura día y noche a la par del Lago Managua, y visible por el lado izquierdo de los aviones que aterrizaban en el Aeropuerto Sandino. Se ha limpiado totalmente, y ahora se construye un proyecto de vivienda popular en el sitio. Es más, poco a poco se ha ido descontaminando el lago; pronto será posible en algún atardecer caminar por el malecón sin ser azotado por los malos olores, tal y como lo hacían los habitantes hace 100 años.
Los residentes del barrio contiguo al lago recibirán títulos de sus propiedades, tal como lo tendrán miles más en todo el país. El gobierno está empeñado en titularizar a las propiedades anteriormente precarias.
En la capital circula una flota de buses nueva, blancas, amplias, sustituyendo a los aparatos antiguos, muchos de los cuales se adquirieron de segunda mano. El costo del pase es de 2,50 córdobas (¢50).
Nicaragua está en tercer lugar en Centroamérica (después de Costa Rica y Panamá) en lo que es la atracción de inversión directa extranjera; los líderes de la ciudad de San Pedro Sula en Honduras, por mucho tiempo un gran centro de atracción para los maquiladores, están preocupados porque en los últimos dos años varias empresas grandes cerraron sus puertas allí para abrir en Rivas o en Managua. El salario mínimo diario de un trabajador nicaragüense es $7,50, mientras que en Honduras es $15,70.
Los nicaragüenses pueden sostenerse con este nivel de salario por los subsidios en el transporte, en la energía, en la comida, y a través de otros bonos que aparecen por allí.
Nicaragua también está disfrutando de un auge en el turismo; hay escasez de hoteles para hospedar a todos los que quisieran venir gracias a los bajos costos y la tranquilidad que se vive en el país. Eso sí, no hay que menospreciar la amabilidad del pueblo nicaragüense con los extranjeros que les visitan.
No hay apagones, ni escasez de nada. Las calles están limpias, hay buen suministro de agua, y no se puede minimizar la belleza del pasaje de este país.
La gran pregunta que cabe es ¿será sostenible la situación descrita? Mucho de lo que se ha logrado ha sido posible por los dineros venezolanos aportados directamente por Hugo Chávez a su amigo Daniel Ortega. Es dinero aportado persona a persona y no estado a estado. Se estiman los montos en más o menos $450 millones al año; estos llegan independientes de lo aportado a Nicaragua como socio de PetroCaribe.
Esta pregunta no se hace con base en el estado de salud del primer mandatario venezolano, sino por lo que se sabe de la situación económica de su país. La pobreza y las distorsiones económicas en la nación suramericana crecen a diario. Se necesita dinero para la campaña electoral que culmina en octubre. Hasta en Venezuela a veces se requiere un poco de austeridad.
¿Por cuánto tiempo más podrá recibir Nicaragua estos aportes?

Carlos Denton
[email protected]