Primero el colibrí…después la luna
Enviar

Primero el colibrí…después la luna


Las formas circulares están presentes en las obras de muchos artistas plásticos que se expresan por medio de la abstracción.
De cualquiera de las formas de abstracción. Una es la obra de arte que altera por ejemplo el color y la forma de maneras evidentes, y puede decirse que esas son obras, en parte, abstractas. La otra es la abstracción total, que no conserva ninguna traza de referencia a nada reconocible. Quizás algunas veces ambas conviven en las creaciones de un artista.
Ese puede ser el caso de las obras del artista plástico Gilberto Aquino, en las que casi siempre vemos la referencia al círculo.
Pero… ¿cómo no reconocer esas formas circulares en las creaciones de muchos artistas si, entre otras cosas, vivimos en un planeta esférico?

201510021810130.cuadros.jpg
Aquino nació en una familia de campesinos en El Salvador  y desde niño tenía la inquietud del dibujo y la pintura. No pudo ingresar a una escuela de arte pero éste parecía estar presente en su ADN.
Luego, cuando fijó residencia en Costa Rica, entró a ese mundo en el “Parque de la Expresión”, fundado, como su nombre lo indica, en un parque josefino, por el reconocido artista nacional Rafa Fernández.
Así comenzó Aquino su formación en el dibujo y la pintura, no en las aulas sino en un proceso autodidacta que lo convirtió en el artista que es hoy, cuyas obras introducen al espectador a un ambiente del cual no desea salir.
Trabaja ahora en acrílico, porque le permite hacer veladuras (una capa de pintura sobre otra hasta lograr el efecto deseado) en menor tiempo al secar más rápido que el óleo.
El elemento circular, casi siempre presente en sus obras, viene sin duda de sus primeras impresiones desde niño, provenientes de la naturaleza, que lo marcaron para siempre.
Primero fue el ojo de los pájaros, dice, especialmente el colibrí. Después fue la luna…y luego otros muchos como la guitarra y la mujer.
La muestra de sus obras -que usted puede apreciar en forma gratuita durante todo el mes de octubre en la Galería de Arte del Instituto Nacional de Aprendizaje INA (sede central) de 8 a.m. a 4 p.m., - son  un canto a la vida y al color.
Y justamente cantar es otra de las pasiones de Gilberto Aquino. Desde su fundación (marzo 1994), y hasta la fecha, este artista canta en la agrupación coral Café Chorale, que ha realizado a lo largo de su carrera musical más de 400 conciertos en Costa Rica, Estados Unidos y Europa, lo que incluye ocho giras internacionales.
Este coro ha cultivado diversos géneros desde la música sacra y profana, antigua y contemporánea, hasta la música latinoamericana o la popular occidental. Ha obtenido el Premio Nacional de Música de Costa Rica en tres oportunidades y numerosos e importantes premios internacionales.
Ir al INA a disfrutar de las obras de Aquino, es un placer que usted puede regalarse, al igual que lo hacen los alumnos de este centro educativo, sus familiares y amigos.
La exposición, de 15 de sus obras, la ha titulado el autor “Raíces”, en honor al INA, que ha echado raíces en el país en sus 50 años de formar jóvenes que se incorporan luego con éxito al mercado laboral.

Carmen Juncos y Ricardo Sossa
Editores jefes
[email protected]
 



Ver comentarios